Este año, el Centro de Inteligencia Empresarial (CEI) de la Universidad Tecnológica de San Juan del Río ha incubado 24 empresas, de las cuales 20 son de alumnos y cuatro son externas, ya que se han dado a la tarea de cambiar el modelo para promover el emprendedurismo y la planeación del financiamiento.

Francisco Carrasco Cházaro, director del CEI, y Patricia Trejo, coordinadora del área de incubación, indicaron que 19 de los proyectos son tradicionales (comercio) y cinco de tecnología intermedia (innovación de procesos en servicios y productos existentes).

En los primeros cuatrimestres de la carrera, acotó el académico, los alumnos llevan materias para analizar si quieren ser emprendedores, por lo que, en caso de estar interesados, se les apoya para que puedan materializar y potenciar su negocio.

En cuanto al financiamiento de los negocios, el director del CEI precisó que después de analizar el plan de negocios, que se realiza en un promedio de seis meses, los emprendedores de negocios pueden vincularse con entidades para bajar los recursos económicos.

Así, uno de los requisitos de la Secretaría de Desarrollo Sustentable del estado para apoyar la creación de nuevas empresas es que surjan de instituciones avaladas, como son los propios organismos de estudios superiores.

Tienen que hacer una corrida financiera a cinco años y se dan cuenta de que para el primer año necesitan invertir, ya sea con un socio capitalista o que vendan parte del proyecto , enfatizó.

Carrasco Cházaro aclaró que dentro del nuevo modelo, lo primero que hacen es concientizar al alumno que al poner un negocio se debe invertir y el retorno de dinero no dará en los primeros seis o 12 meses.

Entonces, los recursos que se consiguen son a bajas tasas de interés, o consiguen capital para la creación de empresas, que posteriormente regresa, por ejemplo, la Secretaría de la Juventud el año pasado nos apoyó con 18,000 pesos a cada proyecto, se tuvo que regresar, ése fue el compromiso .

En el 2010, la institución recibió 32 proyectos y registraron 46.87% de bajas; en el 2011, se recibieron 19 proyectos, porque en hubo un proceso de selección más riguroso y se solicitó que hicieran una aportación económica simbólica.

Se hizo más selectivo el proceso, porque teníamos un índice de deserción alto. Antes no se cobraba, ahora es algo simbólico, para que entren los que realmente quieren emprender un negocio , refirió.

Detalló que algunos de los negocios impulsados en el municipio de San Juan del Río tienen impacto en el ámbito estatal y nacional, en los rubros de inyección de plástico, educación, alimentos, arte, informática, entre otros.

elvia.buenrostro@eleconomista.mx