La primera firma de joyería de alto diseño con rescate de técnicas antiguas en el país, Hruzáani Jewelry, es lanzada por la emprendedora Hruzáani Flores Trinidad, quien elabora piezas en plata que están a la venta en cadenas ?de hoteleras, hoteles boutique y busca ampliar sus ventas en Guadalajara, la ciudad de México y Puebla.

Hruzáani Flores cursa el diplomado de incubación de empresas en la Universidad del Valle de México (UVM), campus Querétaro, en razón de que su objetivo es la expansión; actualmente, su negocio está ubicado en el municipio de San Miguel de Allende, Guanajuato.

Empecé en este mundo desde los 12 años, cuando mi mamá inició en la bisutería de forma autodidacta. Soy orfebre desde hace siete años y hago la joyería artesanal, desde la fundición del metal, toda la transformación para hacer lámina o hilo y con base en ello trabajar , platicó.

Relató que a los 18 años comenzó sus estudios de diseño en joyería de manera formal en ?Mérida, Yucatán, con un artesano maya, donde aprendió la técnica antigua de filigrana; para complementar el proceso creativo y de geometría, fue a Vancouver, Canadá.

Cuando regresé a México, me especialicé en rescate de técnicas antiguas de México y el mundo. Aprendí de otras culturas, como la japonesa, no me quedé sólo con lo tradicional , compartió.

De esta manera, la joven decidió iniciar su empresa hace medio año con la estandarización de sus procesos, por ello recurrió al diplomado; desde hace dos años registró su marca: Hruzáani Jewelry.

Su catálogo –dijo- es de 50 piezas, la mayoría elaborada con la técnica de filigrana; una de éstas es el collar Nicté, inspiración de la cultura maya, que fue considerada como patrimonio del Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías (Fonart) y fue expuesta en el museo de Arte Popular, en la ciudad de México.

Indicó que invirtió alrededor de 100,000 pesos en su taller y ha generado cuatro empleos, los cuales aumentarían en el sexto ?mes de este año, ya que estima que crecerá su producción de 300 a 400 piezas al mes.

Actualmente, sólo estoy vendiendo en San Miguel de Allende. Estoy generando todo el stock para entrar a otros puntos de venta, ?tengo que aumentar la capacidad de producción porque también tengo ventas por pedido , comentó.

En este proceso de expansión, dio a conocer, dentro del diplomado en la UVM, le solicitaron hacer un estudio de mercado para colocar su producto en Guadalajara, ciudad de México y Puebla.

elvia.buenrostro@eleconomista.mx