Durante los últimos cinco años, la disponibilidad hotelera ha aumentado 40% en el estado, indicador que resiente el sector en la entidad. Al respecto, el segmento de hoteles boutique ha comenzado a percibir sobreoferta, representando una dificultad para los hoteleros.

La presidenta de la Asociación de Hoteles Boutique de Querétaro (AHBQ), Ana Lilia Ortiz Rogerberg, opina que en el sector se ha generado más oferta que demanda.

Muchos empresarios estimulados por toda esta mercadotecnia que se está dando de Querétaro han sido atraídos, pero creo que debemos tener cuidado en cómo se está manejando esta situación, porque se está saturando el mercado .

Cae recepción

Los hoteles boutique cierran el 2014 con un registro de ocupación de entre 45 y 50%, que representa entre 15 y 20 puntos por debajo del cierre del 2013, cuando la ocupación fue de 65%, explicó Ortiz.

La ocupación ha asentado bajas anuales, los empresarios de este sector hotelero manifiestan que hace una década la ocupación rondaba 85%, número que en comparación con el cierre del 2014 significa una caída de 35 a 40 puntos.

Para los hoteles boutique, la ocurrencia de eventos empresariales y su vinculación con el Querétaro Centro de Congresos les ha permitido captar estadía.

Sin embargo, el surgimiento de más hoteles también en el segmento boutique ha traído nuevos retos para los hoteleros, debido a que se ha detectado la oferta de nuevos sitios que no ofrecen la calidad del servicio, pero que abaratan sus costos en comparación con el resto de los establecimientos.

Guerra de precios

Los hoteles boutique, agremiados a la asociación, entablan estrategias para no iniciar una guerra de precios , ya que cuando la ocupación empieza a bajar se propicia una desvalorización, teniendo que disminuir el precio de sus servicios.

Mediante la AHBQ se ha determinado cuidar la imagen de los establecimientos, mantener la calidad de sus servicios y no abaratar la plaza.

Ana Lilia Ortiz explica que con esta medida se busca que en Querétaro no se repliquen casos como el de Michoacán, donde los HB de alta calidad comenzaron una guerra de precios ante la caída de su ocupación.

En el caso de Querétaro, el sector se enfrenta al surgimiento de hoteles boutique simulados, lo que aumenta los desafíos. En un HB que oferta servicios de calidad y que cuenta con los estándares requeridos el precio de una habitación oscila entre 1,500, 2,500 y hasta 4,000 pesos, mientras que en lugares que se ostentan como HB el precio va desde 500 hasta 1,100 pesos.

Oferta en aumento

De acuerdo con el secretario de Turismo en el estado, Mauricio Salmón Franz, del 2009 a la fecha, se han abierto 77 hoteles, generando 3,500 habitaciones.

En lo últimos dos años tan sólo en la capital existe un aumento de 33%, pasando de 5,580 habitaciones disponibles en el 2012 a 7,460 en el 2014, informa el director de Desarrollo Económico en el municipio de Querétaro, Alejandro Maccise Aguirre.