Cancún, Qroo. La multipremiada empresa agroindustral de Quintana Roo, Hidroponia Maya, está en quiebra. Tras varias versiones previas que lo negaban, el gobierno de Quintana Roo confirmó por fin este hecho.

La afectación toca también a 120 invernaderos sociales de la zona maya de Quintana Roo que crecieron y prosperaron a la sombra de la paraestatal, pues se beneficiaban de los canales de comercialización y la infraestructura de empaquetado y cuartos fríos de la otrora exitosa empresa quintanarroense.

No sólo se perdieron los 800 empleos ?directos que ésta generaba, sino que la producción de los invernaderos independientes de la zona maya que comercializaban e incluso exportaban sus productos a través de los canales y cartera de clientes de Hidroponia Maya hoy no tienen forma de acceder al mercado, explica Emilio Alamilla Mis, ?representante de los invernaderos sociales de la zona maya de Quintana Roo.

Los invernaderos sociales surgieron como programa piloto de los gobiernos estatal y federal en el 2001. Al probar su gran capacidad de producción, crecieron y se reprodujeron muy pronto en la zona maya de Quintana Roo.

Al identificar el éxito de éstos, el gobierno estatal lanzó el proyecto Hidroponia Maya, al que dotó de tecnología de punta y lo cobijó para que sirviera de motor de desarrollo en la zona maya de Quintana Roo, una de las más marginadas del país.

Tanto Hidroponia Maya como los invernaderos sociales se especializaron en la producción de chile habanero y pepino. Las producciones del 2008, el 2009 y el 2010 llegaron a colocarse en Estados Unidos, Canadá y 14 estados de la República Mexicana.

El esquema de negocios de Hidroponia Maya, así como la calidad de su producción recibieron reconocimientos nacionales. Se le reconocía el desarrollo logrado en la zona maya de Quintana Roo. En esos años, llegó a tener una plantilla laboral de 1,200 empleados.

PERO SE SECA

Alamilla Mis explica que esos logros han quedado en el pasado y hoy no sólo está quebrada la empresa, sino que están en riesgo los 25 empleos que genera cada uno de los 120 invernaderos sociales que dependían de la cartera de clientes de Hidroponia Maya, así como de los cuartos fríos y los sistemas industrializados de empaquetado.

Aunque las autoridades aducen que la empresa ya no era rentable, Alamilla Mis asegura que la agricultura en ambiente controlado (invernaderos) probó con creces durante 12 años en Quintana Roo su capacidad de producir seis veces más por hectárea sembrada que lo que produce la cosecha tradicional en espacios abiertos. Tan sólo en el último ciclo de siembra, el promedio producido por cada invernadero social fue de media tonelada y las ganancias reportadas alcanzaron los 1.2 millones de pesos.

Hoy toda nuestra producción está detenida y estamos luchando por colocarla en el mercado antes que tener que tirarla , añade.

DENOMINACIÓN REGIONAL DE ORIGEN

La producción de calidad llevó a que se lograra la denominación de origen regional de chile habanero, pero hoy, sin una empresa reconocida que promueva y comercialice nuestros productos, podríamos quedar fuera de la denominación en un plazo de tres años , asegura Alamilla Mis.

Hidroponia Maya era la principal promotora de la calidad del chile habanero quintanarroense a nivel nacional e internacional. Dejó inconclusa la conformación de un comité de seguimiento y verificación de la calidad de la producción que refrendase la denominación de origen ganada en el 2009 por Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

Sin la cabeza que aglutinaba a gran parte de la producción estatal, podríamos quedar excluidos de la denominación , insiste el entrevistado.

PRIVATIZACIÓN

La quiebra de Hidroponia Maya se debió principalmente a la falta de recursos para seguir sosteniéndola, debido a que el gobierno de Quintana Roo atraviesa por una crisis financiera, reconoce el titular de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario Rural e Indígena (Sedari), Gabriel Mendicuti Loría.

Dejó de ser rentable y se convirtió en una carga para el gobierno del estado .

Mendicuti Loría explica que las instalaciones ya se pusieron en renta y después de licitaciones, las empresas Milpa Maya y Campos de Quintana Roo operan ya cinco naves de producción por las cuales pagarán 80,000 pesos mensuales por cada una.

Alamilla Mis asegura en contraste que Hidroponia Maya era rentable y no necesitaba un nuevo plan de negocios. Esas ganancias beneficiaban a cientos de familias mayas, pero que de aquí en adelante irán a manos de grandes empresarios , asevera.

EN EL 2001 CREARON FIDEICOMISO PARA FONDEAR SU OPERACIÓN

A 11 años de comenzar su historia

La historia de Hidroponia Maya se remonta al 2001, cuando bajo el gobierno estatal de Joaquín Hendricks se anunció que la administración de Quintana Roo financiaría este complejo agroindustrial mediante un fideicomiso integrado con la empresa Daltmex.

El proyecto se extendía por 40 hectáreas divididas en ocho invernaderos de cinco hectáreas cada uno, con dos naves de empaque, dos módulos de servicio, un semillero y una oficina general, toda la operación con tecnología de punta. La inversión fue de 55 millones de dólares.

Para el ciclo 2002-2003 se levantaron los primeros dos invernaderos, el semillero de 8,000 metros cuadrados, una nave de empaque y un módulo de servicio. Comenzó en forma la siembra de pepino inglés y chile habanero. Se lograron 200 toneladas de producción en los dos invernaderos. El expresidente Vicente Fox y Joaquín Hendricks inauguraron las instalaciones.

INVERNADEROS SOCIALES, PROYECTO PARALELO

Paralelamente, en el 2002 el gobierno estatal inició la construcción de los invernaderos sociales en una extensión de 3,650 metros cuadrados. Se constituyeron en sociedades de producción rural y fueron operados por indígenas mayas, miembros de las diferentes comunidades de los municipios de Felipe Carrillo Puerto y José María Morelos, donde están dispersos los invernaderos sociales.

En el 2006, el gobierno de Quintana Roo firmó convenios de colaboración de asesoría, financiamiento y comercialización con los invernaderos sociales a través de la paraestatal Hidroponia Maya.

Se logró la economía de escalas al adquirir los productores de los invernaderos sociales los insumos al mismo precio al que los adquiría la paraestatal de 40 hectáreas. Los invernaderos sociales lograron exportar sus productos a Estados Unidos (Texas, Florida, Detroit, Europa, Nueva York, Arizona, California); Canadá (Ontario Quebec, Vancouver), y Europa (Holanda, Italia, Francia) a través de Hidroponia Maya, logrando recibir por cada kilogramo el mismo precio que recibía Hidroponia Maya, evitando así el coyotaje común de la región.

PREMIOS NACIONALES

En el 2008, por su calidad en la producción, inocuidad y cuidado del medio ambiente, Hidroponia Maya fue galardonada con el premio México Calidad Premium, que otorga la Sagarpa a las empresas que destacan a nivel nacional. Este reconocimiento lo refrendó la empresa hasta el 2010, en que comenzaron los problemas que la llevaron a la quiebra.

[email protected]