Durante julio pasado, Nuevo León y Guanajuato fueron los pilares en la tendencia de recuperación del sector de la construcción a nivel nacional.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, el valor de producción de las empresas constructoras en todo México creció 1.1% a tasa mensual desestacionalizada en el séptimo mes del año en curso.

Mientras en términos anuales y con cifras originales, este indicador cayó 28.7% real, que significó la menor disminución en los últimos cuatro meses. En este periodo, el mayor retroceso se registró en mayo (-34.6%), que fue el segundo mes de total confinamiento y paro de actividades de sectores no esenciales para evitar la propagación del Covid-19.

Dicha tendencia de recuperación nacional, aunque débil, derivó de que siete estados mostraron crecimientos anuales en el sector de la construcción: Chiapas (35.1%), Nayarit (26.5%), Oaxaca (21.4%), Guanajuato (10.0%), Nuevo León (7.3%), Guerrero (5.5%) y Zacatecas (4.5 por ciento).

De este grupo de entidades, destacan Guanajuato y Nuevo León, ya que fueron los territorios que, además de mostrar variaciones positivas, presentaron los mayores volúmenes de producción del sector constructor durante julio (fue el segundo mes en el que la construcción, junto con fabricación de equipo de transporte y minería, ya operó como actividad esencial, pero es importante considerar la reapertura de cada estado depende de su semáforo epidemiológico).

Nuevo León fue primer lugar en el país, por monto, con 2,469 millones de pesos generados por firmas constructoras en la entidad, mientras Guanajuato ocupó la segunda posición con 1,466 millones; en conjunto, aportaron 19.3% del total en todo México.

Por tipo de obra, en Chiapas, que obtuvo que mayor incremento (su contribución fue de apenas 0.7% en el total), a excepción de otras construcciones, se observaron alzas en todos sus apartados: electricidad y telecomunicaciones (161.4% anual); agua, riego y saneamiento (89.8%); edificación (54.3%), y transporte y urbanización (45.8 por ciento).

En Guanajuato, el dinamismo provino de agua, riego y saneamiento (128.9%); electricidad y telecomunicaciones (109.6%); otras construcciones (44.2%), y petróleo y petroquímica (no se puede sacar la variación debido a que no se registraron recursos en julio del 2019).

Y en la Nuevo León, las tasas positivas se dieron en agua, riego y saneamiento (738.9%); transporte y urbanización (144.2%), y edificación (8.1 por ciento).

Por sector contratante, en estos tres estados referidos, sólo en Chiapas aumentó la construcción tanto en obra pública (58.3% anual en julio) como en privada (9.2%); mientras únicamente la obra pública creció en Guanajuato (56.4%) y en Nuevo León (118.1 por ciento).

estados@eleconomista.mx