Ezequiel Montes, Qro. Ampliar el mercado de exportación a Europa y América Latina, así como consolidar la presencia de los vinos espumosos en el país, son los principales objetivos de Freixenet de México para los próximos años.

Lluis Raventós, enólogo de la compañía asentada en Querétaro, comentó que Bélgica y Chile son dos de las opciones para crecer en el mercado externo, aunque la decisión viene de España, sede del corporativo a nivel mundial.

Hay una cantidad importante de países donde se pueden comercializar vinos, pero cuando hablas de exportación te tienes que ir poco a poco , manifestó el empresario.

Afirmó que Freixenet tiene la capacidad para abastecer una mayor demanda. Actualmente -agregó-, está garantizado el suministro de sus mercados para los próximos cinco años, tras la ampliación del área de degüelle y etiquetado de vinos espumosos, que requirió una inversión cercana a 20 millones de pesos en el 2011.

JAPÓN, SU PRINCIPAL MERCADO

Al término de la Fiesta de la Vendimia, en la cual se realizó el pisado simbólico de la cosecha de uva, estimó que en el 2012 sus ventas al exterior aumentarán hasta 10%, impulsadas por la demanda en Japón.

Al año, Freixenet de México produce 2 millones de botellas de vino, mediante 23 etiquetas, de las cuales cerca de 50% se exporta: 40% al país asiático y 10% a Estados Unidos e Inglaterra. El resto se coloca en 12 puntos de la República Mexicana, entre ellos, Querétaro, Monterrey, Cancún, Baja California, Baja California Sur, Puerto Vallarta, Estado de México, Distrito Federal y Chiapas.

En el 2002, la compañía comenzó a exportar a Inglaterra. Dos años después, en el 2004, a EU. Fue hasta el 2007 cuando empezó a enviar vinos a Japón, siendo en este país el lugar donde el vino Sala Vivé Brut recibió un premio como el tercer mejor vino espumoso.

Japón es de los mercados más exigentes. Demandan calidad, trastabilidad, que implica tener todo controlado e identificado y, sobre todo, una buena imagen, agregó.

En cuanto a México, comentó que el potencial es enorme, dado el bajo consumo per cápita. Y es que -añadió- mientras en países europeos éste es de entre 30 y 40 litros al año, en México apenas es de 0.60 litros. El objetivo es ampliar la cultura de los vinos espumosos, ya que 85% de su producción es de ese tipo.

PRODUCCIÓN DE UVA

Cavas Freixenet de México, también conocida como Finca Doña Dolores Sala Vivé, cuenta con un viñedo de 48 hectáreas, en las cuales se producen 96.8 toneladas de uva, que representan apenas 7.5% de la materia prima necesaria.

El resto de la uva se trae de Guanajuato, Zacatecas, Aguascalientes y de los viñedos de San Juan del Río, también en Querétaro.

Cavas Freixenet, la tercera bodega más importante del país por volumen de producción, tiene alrededor de 120 empleados y recibe al año hasta 200,000 visitantes, con lo cual se posiciona como el segundo lugar más visitado en Querétaro, sólo detrás del Centro Histórico.

[email protected]