Tijuana, BC. El recorte de recursos destinados a obra pública ha encarecido las obras en Baja California entre 15 y 20%, ya que la falta de dinero ha paralizado los proyectos y extendido los periodos para que estén concluidos, advirtió la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

El presidente del organismo empresarial en Tijuana, César Romeo, detalló que la disminución del dinero para este rubro cayó 77.5%, ya que en el 2016 se entregaron 4,000 millones de pesos, mientras que para este año el gobierno del estado les informó que apenas alcanzaron a gestionar 900 millones de pesos.

Explicó que algunas de las obras que aún estaban por concluir se tenían pactadas para el 2017, pero la falta de recursos ha complicado el escenario, y de seis meses el periodo se extendió hasta un año, como en el caso del desnivel 20 de noviembre, para el cual es necesario 70 millones de pesos.

Éste es un año, de los últimos cinco o seis, de los más difíciles en materia de inversión en infraestructura. Ha habido reducción hasta de 60%, si la comparamos con la del 2015. Siguen haciéndose trabajos más lentos, por eso a las obras detenidas se les deben buscar alternativas. Están en riesgo las empresas constructoras .

Otros factores

Según advirtió, hay otros factores que empiezan a manifestarse, como el tipo de cambio, sobre todo porque los presupuestos de las empresas proveedoras de insumos mantienen la cotización alta, justo como empezó en el 2017, que estuvo cerca de los 20 pesos por dólar.

El presidente de la CMIC lamentó que el impacto no sólo es para las empresas constructoras, sino también para los negocios situados en las inmediaciones de dichas obras, ya que la economía de los establecimientos se paraliza en tanto no hay circulación por los trabajos que realizan.

Manifestó que una opción que deberían analizar las autoridades es la solicitud de créditos, ya que la extensión del periodo de construcción es más cara a largo plazo que un préstamo, que puede pagarse en los próximos años y que permitiría garantizar un periodo justo para concluir las obras.

estados@eleconomista.mx