Tijuana, BC. En abril deberá concluirse el Plan Hídrico, el cual será elaborado por especialistas y técnicos en la producción de agua, y se usará para crear la siguiente Ley del Agua de Baja California. Esto, debido a que la existente fue abrogada por el Congreso del Estado, a petición del gobernador, Francisco Vega de Lamadrid.

El presidente del Consejo de Desarrollo de Tijuana (CDT), Gabriel Camarena Salinas, dijo que la antigua ley no consideró la opinión de expertos ni técnicos que conocieran las necesidades de cada zona en el estado, y eso desembocó en el rechazo de la ciudadanía y de las cúpulas empresariales.

Explicó que el estudio es para definir las características de cada municipio, ya que cada uno tiene condiciones y problemas que se necesitan resolver de manera diferente. Como ejemplo, habló sobre las producciones del Valle de Guadalupe y de San Quintín ambos al sur de Ensenada que se encuentran limitadas por la falta de agua.

La crítica principal contra esa ley fue que no esperó al Plan Hídrico porque, en teoría, la ley debió basarse en el plan. Ahora sólo se trata de recuperar el tiempo y esperar los resultados para que estos se integren a la nueva propuesta, y (se) justifique lo que están aprobando los diputados , advirtió.

Agua reciclada

Por otra parte, indicó que con el Plan Hídrico, además de definir las condiciones para la producción de agua en el estado, se tiene proyectado crear una propuesta con las mejores opciones para brindar el servicio y resolver la necesidad, no sólo con la construcción de desaladoras, sino también con agua reciclada.

Detalló que una de las ventajas de apostarle a la construcción de plantas de tratamiento de agua sanitaria sería el poder resolver las necesidades de uso industrial, para las empresas agrícolas y el riego de áreas verdes.

estados@eleconomista.mx