Querétaro, Qro. La industria local de Querétaro apuesta por desarrollar esquemas de economía circular dentro de sus procesos productivos y entre sus cadenas de proveeduría.

Con este propósito, la entidad implementó la primera fase del Sistema de Economía Circular, en el que participaron 40 empresas locales, aplicando conceptos como el uso eficiente de los recursos, reducir el impacto al medio ambiente, reutilización de insumos o desechos, entre otras premisas.

El proyecto lo llevó a cabo el Clúster Automotriz de Querétaro, en coordinación con la Secretaría de Desarrollo Sustentable (Sedesu), e inicialmente tuvo especial énfasis en la industria automotriz, pero se proyecta que el programa avance a la integración de otras ramas.

En esta primera fase, las empresas generaron 42 proyectos de economía circular con resultados que están relacionados con inversiones de 33.9 millones de pesos y que implicaron beneficios económicos con un valor neto de 87.2 millones, comunicó el titular de la Sedesu, Marco Antonio Del Prete Tercero.

Estos primeros resultados implicaron la valorización de 1,092 toneladas de residuos al año, la reducción de emisiones de 4,179 toneladas de CO2 anuales, que equivale a retirar de circulación a 566 autos al año; así como la recirculación de 50,457 metros cúbicos de agua, comparable con el consumo anual de 749 habitantes.

En la iniciativa se involucró a cinco cadenas de producción. También se contó con la participación de cinco instituciones educativas y participaron 90 personas. Se tiene previsto que a partir de estos resultados el sistema avance por los próximos cinco años.

Por medio de esta iniciativa se tiene el propósito de que la industria local transite hacia una economía sustentable y competitiva.

“Identificamos a la economía circular como una nueva lógica que redefine el consumo (...) promueve el uso eficiente, prevención de contaminación y recuperación de ecosistemas. Brinda oportunidad para atender desde lo local problemas como la demanda de recursos y su escasez, adaptación a cambio climática, la recuperación sostenible postpandemia”, pronunció el secretario.

Mediante el sistema de economía circular y fortalecimiento de capacidades se diseñaron mecanismos como los incentivos para circularidad del agua, cierre de ciclos de catalizadores, plataformas de casos de éxito, incubadoras, sistemas de información para la circularidad en la industria automotriz, entre otros.

Demandas

La industria automotriz local detectó la necesidad de incursionar en la economía circular, al analizar la tendencia en las demandas del sector, lo que hizo evidente lo apremiante de crear un esquema de economía circular, encontrando rentabilidad desde un enfoque sustentable, comentó el presidente del Clúster Automotriz de Querétaro, Renato Villaseñor Mendoza.

“No se trata sólo de reciclar, de ahorrar energía, de maximizar el uso del agua. Se ha aprendido a eficientizar recursos en la cadena de valor, como cerrar ciclos de materiales, como encontrar fuentes alternas de energías limpias; estas actividades son urgentes”, acotó.

Harman participó en el plan, siendo una firma pionera en generar cadenas productivas con base en la economía circular; previo, la empresa automotriz ya implementaba iniciativas: la escoria de soldaduras era llevada a Estados Unidos para ser procesadas y posteriormente regresar a México para ser valorizada nuevamente.

estados@eleconomista.mx