Naucalpan.- La construcción del Viaducto Elevado por encima de Periférico Norte no sólo causa problemas viales por la reducción de carriles para las obras, sino que también le quita espacio a la vialidad principal en diversos puntos del trazo.

Uno de los lugares donde el Viaducto Elevado obstaculiza el paso del Periférico se encuentra en los límites entre Naucalpan y Tlalnepantla, donde una de las columnas de aproximadamente 10 metros de alto fue colocada sobre el tercer carril de circulación de la vía central de Periférico en dirección al norte.

La estructura de concreto provoca que en ese punto se presente una reducción de tres a dos carriles de circulación, convirtiendo el lugar en un 'cuello de botella', pues quienes circulan por el carril de alta velocidad deben detener su marcha y cambiarse al de enmedio.

Esa columna fue colocada en el punto para soportar la vialidad elevada, pues justo en ese lugar bajará la rampa para continuar el trayecto al nivel de Periférico, desde Plaza Satélite hasta delante de Las Torres de Satélite, después de que vecinos se opusieran al paso elevado de la vialidad frente a las esculturas de Luis Barragán.

En el mismo punto, pero en carriles laterales, personal de la empresa OHL México determinó quitar uno de los tres carriles de circulación en la zona donde se incorporan por dos vialidades los vehículos que provienen de Satélite, los que salen de carriles centrales y donde se encuentra un paradero de transporte público.

En ese punto, igual que en carriles centrales, la justificación es contar con espacio para abrir el carril de lo que será la vialidad de peaje a nivel de piso pero que correrá hacia Tlalnepantla.

Usuarios del Periférico consideraron injusto y hasta ilegal que la empresa OHL México haya tomado la determinación de utilizar la vialidad para construir parte de su proyecto, cuando debían hacer los ajustes para hacerla elevada.

'Yo creo que incluso pueden estarse metiendo en un problema con las autoridades federales porque se me hace que la Secretaría de Comunicaciones tenía qué aprobar el uso del Periférico para estas obras', advirtió Clemente Rocha, vecino de Satélite.

Del otro lado de Periférico se presenta la misma situación en la zona conocida como Los Rápidos, frente a la glorieta donde hasta hace unos meses estaba instalado el vivero municipal.

Ahí, los tres carriles que rodeaban esa glorieta en carriles laterales se convirtieron en sólo dos vías para circular en una zona donde se incorpora uno de los circuitos de Ciudad Satélite y en donde también hay un paradero de camiones.

El problema en el lugar es que justo en este punto, la empresa encargada de la construcción del Viaducto Elevado colocará la rampa de descenso para los automovilistas que quieran salir de la nueva vialidad en la zona de Satélite.

Hasta los choferes de transporte público se pronunciaron en contra de estos recortes en los carriles laterales de la vialidad, pues coincidieron en que no hubo una planeación para determinar los sitios en donde recortar los carriles.

Las reducciones de carriles en ambos sentidos de la lateral de Periférico, así como en centrales en dirección al norte, provocan filas de autos de más de un kilómetro, lo que causa que la gente tarde al menos 10 minutos en pasar en esos puntos.

apr