En los últimos cuatro años, el desempleo bajó en la mayoría de las entidades federativas del país, aunque los niveles de informalidad continúan elevados.

Así, 27 estados presentaron reducciones en su tasa de desocupación; las mayores disminuciones se registraron en Guanajuato (de 6.28% de la Población Económicamente Activa (PEA) en marzo del 2013 a 3.33% en igual mes del 2017), Aguascalientes (de 6.21 a 3.29%), Nuevo León (de 6.47 a 3.75%), Tamaulipas (de 7.32 a 4.65%) y Ciudad de México (de 6.30 a 3.70%), de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Mientras los cinco territorios que exhibieron aumentos en su tasa de desempleo fueron Campeche (de 2.45 a 3.62%), Veracruz (de 2.78 a 3.52%), Chiapas (de 2.43 a 2.67%), Baja California Sur (de 4.66 a 4.73%) y Guerrero (de 2.06 a 20.7 por ciento).

Este indicador, junto con el de generación de empleo formal sólo seis estados ostentaron pérdidas , demuestran dinamismo en el mercado laboral del país, aunque la tasa de informalidad sigue con niveles altos.

Al cierre del año pasado, 57.24% de los ocupados de México se ubican en el sector informal. Los mayores coeficientes se encontraron en Oaxaca (82.22%), Chiapas (79.71%), Guerrero (78.18%), Puebla (73.83%) e Hidalgo (73.44%); de hecho menor índice lo ostentó Chihuahua, pero todavía más de una tercera parte de sus ocupados se encuentran en esta situación (35.36 por ciento).

El analista del Tecnológico de Monterrey, Raymundo Tenorio, señaló que en Baja California Sur hay mucha actividad de maquiladoras, por lo que es posible que éstas ya no han continuado ocupando personas, incluso algunas de ellas se han movido a otros lugares.

Por su parte, el especialista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), Kristobal Meléndez, manifestó que en Oaxaca el desempleo se da particularmente en la población con mayor nivel de educación, ya que este grupo no encuentra empleo porque no hay incentivos para la educación, no obstante, el gobierno federal diseñó el proyecto de las Zonas Económicas Especiales como una solución a largo plazo.

En tanto, Raymundo Tenorio mencionó que, dada la pobreza existente en Oaxaca la población migra hacia otras entidades en búsqueda de actividades donde puedan ocuparse.

Las tasas de desocupación en un futuro pueden incrementar; esto se debe a que si se dan las deportaciones masivas por parte del gobierno de Estados Unidos con las políticas de Trump, viene más población hacia México y no se crean más fuentes de trabajo, sí podría incrementar el desempleo , dijo Kristobal Meléndez.

Comparación anual

Al comparar el indicador laboral de hace un año, seis entidades mostraron incrementos en su desocupación: Oaxaca (de 2.16% de la PEA en marzo del 2016 a 2.66% en el mismo periodo de este año), Campeche (de 3.16 a 3.62%), Quintana Roo (de 3.12 a 3.27%), Coahuila (de 4.49 a 4.63%), Michoacán (de 2.65 a 2.78%) y Baja California Sur (de 4.66 a 4.73 por ciento).

En sentido contrario, las mayores descensos en desempleo fueron Ciudad de México (de 5.65 a 3.70%), Sonora (de 5.19 a 3.47%) y Jalisco (de 4.16 a 2.70 por ciento).

Para el analista del CIEP, circunstancias como la delincuencia, migración y la falta de empleos formales propician una dinámica al alza en desocupación en algunos estados.

El caso de Campeche, indicó, corresponde principalmente al problema que enfrenta el sector petrolero en la entidad, mientras Quintana Roo ha tenido una migración reciente porque en general no cuenta con empleos sofisticados .

El especialista agregó que Michoacán y Coahuila tienen altos niveles de violencia y esto se ve reflejado en la economía de ambos estados; en cambio, Baja California Sur tiene buen dinamismo económico, pero no se ha podido traducir todavía en un empleo pleno.

De las entidades con descensos en desocupación, Kristobal Meléndez añadió que las actividades terciarias han tenido un mayor dinamismo que las secundarias, que se ha visto reflejado en un mayor empleo en estas entidades que normalmente se enfocan en servicios financieros, de salud o de entretenimiento.

estados@eleconomista.mx