Querétaro, Qro. La automotriz alemana Continental está lista para iniciar operaciones en su nueva planta, situada en Aguascalientes; desde esta localidad mexicana proveerá de componentes automotrices de última generación a la región de Norteamérica.

La planta inicia operaciones este miércoles, con una inversión de 52 millones de euros (cerca de 1,218 millones de pesos) y con 200 colaboradores, explicó la directora de la planta, Ina Seterbakken.

Arranca con requerimientos de seis clientes, armadoras, y con ocho productos con los que inicia la producción en serie.

Desde Aguascalientes, Continental producirá unidades de control telemático, módulos electrónicos de control para sistemas de control de puertas, de control de asientos, así como módulos de control para vehículos autónomos.

Las capacidades productivas de la planta se evocan a piezas y tecnología por despuntar en la industria automotriz, nichos en los que se visualizan amplias oportunidades de crecimiento.

“La producción de la planta es muy lejana a lo que muchos conocen de Continental, que son las llantas. Realmente son productos que son el futuro de la movilidad, hay megatendencias en el mercado de coches eléctricos, de coches autónomos y sustentables; y todo lo que nosotros producimos aquí es tecnología que apenas va a despegar y tiene muchas oportunidades de crecimiento para el futuro”, declaró la directiva.

La nueva localidad arranca casi a 30% de su capacidad de producción, previendo que en el 2022 se duplique y aumente progresivamente hasta llegar a su máxima capacidad en un periodo de cuatro años. El plan de crecimiento de la firma proyecta contar con 1,000 colaboradores a un plazo de cinco años.

La nueva unidad cuenta con un área de 7,000 metros cúbicos de piso de producción, además de 4,000 metros cúbicos de almacén y 3,500 metros cúbicos de espacio para oficinas.

El enfoque de la planta, además de la tecnología de los productos, es en la aplicación tecnológica de los procesos, de las líneas de producción y de un edificio inteligente, que son acordes con la Industria 4.0.

Contexto complejo

Frente a las complicaciones que vive la industria automotriz y las cadenas logísticas a nivel global –y teniendo como antecedente los efectos de la pandemia–, el arranque de la planta ha sido interesante y retador, manifestó Ina Seterbakken, al explicar que este entorno ha incrementado la capacidad de adaptación del nuevo centro de producción de la compañía, sin que se vea en riesgo la satisfacción de los clientes.

“Sí es un momento y una situación muy especial para arrancar una planta en medio de la pandemia, con la crisis de los componentes, nada causado localmente”, pronunció.

La decisión de instalar la planta data del 2017 y obedece a la necesidad de la firma de completar su red de centros de producción y satisfacer al mercado norteamericano. La elección de la ubicación fue por diversos factores, como seguridad, paz laboral, e infraestructura.

estados@eleconomista.mx