El proceso de descentralización de dependencias del próximo gobierno federal, presidido por Andrés Manuel López Obrador, tendría implicaciones tributarias para la capital del país y el Estado de México.

Mario Morales, vicepresidente fiscal del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP), indicó que trasladar las dependencias a otros estados provocará una disminución en la recaudación tributaria de estas entidades.

Explicó que por dicho proceso, la concentración de trabajos en la capital y el Estado de México caerá, por lo cual el gobierno obtendría menores ingresos por el Impuesto sobre Nómina.

Además, dijo, habría una disminución de visitas a restaurantes, lavanderías, así como una baja en el pago de algunos servicios como rentas, taxis, entre otros, lo cual causaría una menor carga impositiva.

En este sentido, refirió que si bien tiene sentido la propuesta, es importante que el equipo del nuevo gobierno elabore un análisis que muestre  un escenario con pérdidas recaudatorias para estas entidades, así como el incremento que podrían tener los estados receptores de las dependencias.

“Los cambios deben venir respaldados con proyecciones de los efectos que generarán estas modificaciones (...) ahorita sólo es un esbozo, pero al momento de aterrizar todos estos cambios deben venir acompañados de estimaciones”, aseveró Mario Morales.

De acuerdo con las leyes de Ingresos del Estado de México y de la capital para el 2018, se espera registrar 19,921 y 57,941 millones de pesos por impuestos, en ese orden.

Son las dos entidades que más recaudan en el país y en conjunto aportan más de la mitad de dichos recursos a nivel nacional.

“En el IMCP vemos viable las propuestas de López Obrador en su Proyecto de Nación. Vemos sus propuestas con buenos ojos; sin embargo, falta que también muestren los impactos económicos y recaudatorios de sus propuestas”, declaró José Besil, presidente del IMCP.

Entre las dependencias que se proponen reubicar se encuentra el Servicio de Administración Tributaria (SAT), que llegaría a Mexicali, Baja California. Los contadores refirieron que si bien la comunicación personal podría complicarse, la apuesta está en la implementación tecnológica.

Replanteamiento

Entre las propuestas de Andrés Manuel López Obrador destaca crear una zona económica en la frontera norte para disminuir las tasas al Impuesto al Valor Agregado (IVA) y al Impuesto sobre la Renta (ISR) corporativo, a 8 y 20% respectivamente, a fin de que los estados involucrados sean más competitivos.

Ante ello, Mario Morales refirió que el IMCP acepta estas medidas, aunque cree conveniente analizar la disminución de la tasa del ISR a nivel nacional, así como la generalización del IVA incluso en alimentos y bebidas.

“Sería conveniente analizar la disminución de la tasa de ISR en todo el país a niveles similares al promedio de las tasas de países miembros de la OCDE, que es de aproximadamente de 24 o 25%”, explicó.

Lo anterior, añadió, es debido a que no sólo la competencia se da en la zona fronteriza sino también en otras entidades dentro de la República Mexicana que deben buscar ser más competitivas frente a la reforma fiscal que implementó Estados Unidos este año, donde el ISR pasó de 35 a 21 por ciento.

Reunión

Por otro lado, José Besil subrayó que el instituto está listo para trabajar de la mano con el nuevo gobierno, por lo cual esperan que el equipo de López Obrador les confirme fecha para llevar a cabo una primera reunión para presentar los trabajos del IMCP al presidente electo.

“Ya buscamos el acercamiento con el señor López Obrador y con el futuro secretario de Hacienda y Crédito Público. Estamos esperando nada más que nos confirmen la cita para ir y llevar la oferta que tenemos. Estamos esperando también que se lleven a cabo la toma de protesta de diputados y senadores y también el acercamiento con ellos”, indicó.

Manifestó que la intención del IMCP es acercarse al próximo presidente y darle a conocer la operatividad del instituto, todas las ramas que maneja y el área de oportunidad que se puede tener para trabajar en conjunto.

“Las propuestas directas serían encaminar a las funciones de las secretarías de Hacienda y Crédito Público, de Función Pública y de Economía. Y las demás, en su desarrollo, transparencia y rendición de cuentas”, ahondó.

estados@eleconomista.mx