Cancún, QR. La alcaldesa del municipio de Solidaridad, Cristina Torres Gómez, pidió licencia a su cargo para contender por la reelección, cuando apenas iniciaba el proceso legal para retirar la concesión de agua potable a la empresa Aguakan, misma que le fue otorgada por el exgobernador Roberto Borge Angulo.

Durante la sesión de Cabildo, en la que fue aprobada la licencia por 90 días para separarse de su cargo, Torres Gómez aseguró que no deja pendientes en su administración, ya que indicó que el Programa Operativo Anual del ayuntamiento sigue su marcha, pero además adelantó que en las próximas semanas se firmará una renegociación de la tasa de interés de la deuda pública municipal, a la cual le tocará renegociar a su suplente Samaria Angulo Sala.

La funcionaria informó que antes de entrar en vigor su licencia, entregó a la Secretaría General del ayuntamiento el anteproyecto de la estrategia legal para rescindir la concesión de agua potable a la firma Aguakan, a la cual le fue entregado dicho contrato durante el gobierno de Roberto Borge hasta el año 2052, previo pago de una contraprestación de 1,050 millones de pesos a la administración del estado en el 2014.

Incumplimiento de contrato

Como ya lo había anticipado, la estrategia legal se basará en el alegato de incumplimiento de contrato, aportando como prueba la consulta pública realizada el miércoles 28 de marzo, la cual arrojó que 349 personas se manifestaron a favor de que se rescinda el contrato de concesión a la empresa, por el mal servicio que presta en suministro de agua potable.

Con ello, se busca eludir el pago de una indemnización a la compañía por terminación anticipada del contrato, ya que la concesión prevé como causal de cancelación el incumplimiento de las obligaciones contraídas por la empresa.

Torres Gómez aseguró que el procedimiento seguirá su curso independientemente de que regrese o no al cargo de presidenta municipal de Solidaridad.

Por su parte, Aguakan emitió un comunicado a propósito de la consulta pública convocada por el ayuntamiento. En el documento expone que tienen 90,962 clientes en el municipio, lo cual significa que las 349 personas que votaron en contra de la permanencia de la empresa en el municipio representan apenas 0.4% del total de los clientes

“La baja participación se percibe como un indicador clave, el cual demuestra que la mayoría de los habitantes en realidad no tiene una cuestión en contra del servicio y por ende no surgió la necesidad de votar”, añade.

Aguakan continúa trabajando en múltiples líneas de acción para garantizar el buen desempeño de la empresa en materia de inversión, el pago puntual de la contraprestación y la cobertura de los servicios, señala.

[email protected]