Puebla, Pue. El clúster en Industria 4.0 de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) busca detonar dos proyectos en el presente año: el uso del plástico como producto de bacheo de calles en lugar del chapopote y generar aplicaciones para maximizar y rentabilizar procesos de las empresas mediante el blockchain con el uso de criptomonedas.

El presidente del sector de Consultoría y Servicios para la Industria de Canacintra, Felipe Alave Granadillo, dijo que en el primer proyecto participarían cinco empresas locales del sector plástico, quienes encontraron en este material propiedades que son más resistentes para el bacheo, además de que representarían ahorros hasta de 50% para los ayuntamientos que gastan más en este tipo de mantenimiento que en sustituir la carpeta asfáltica.

Mencionó que llevan dos años haciendo pruebas y han constatado que la durabilidad es de tres años con respecto al chapopote que se usa, el cual es funcional un año, pero dependen donde se encuentre el hoyo en la carpeta asfáltica, ya que, si es en una vialidad de mayor flujo, la resistencia es menor y por ende el plástico sería una alternativa mejor.

También están buscando financiamiento para producir mayores cantidades y que será una alternativa de comercialización para paliar la prohibición de bolsas de plástico en comercios, ya que ha afectado las ventas de los fabricantes de este producto.

La intención es que las cinco empresas participantes puedan constituir una planta en Puebla durante 2020 para vender el producto que también patentarán con la finalidad de comercializarlo en todo el país.

Sobre el otro proyecto de blockchain, Alave Granadillo admitió que este puede llevar más tiempo, porque se debe de romper con la tradición de que las empresas hagan transacciones de dinero mediante bancos, donde el clúster tiene un papel importante de poner en contexto a las firmas sobre los beneficios de acceder a esa herramienta en la cual dos desarrolladores poblanos están trabajando para consolidar sus sistemas.

Estos dos productos se patentarán por el clúster y serán sublicenciados por las empresas para ser vendidos, cuyos ingresos serán destinados a los gastos de representación, organizar eventos o trabajar en más proyectos sostenibles para los socios.

Al participar empresas poblanas que en la actualidad desarrollan inteligencia artificial, automatización y prototipado de proyectos que puede usar tanto la industria automotriz o de alimentos, hay una garantía de alcanzar resultados a corto y mediano plazo.

El presidente del sector de Consultoría añadió que la Industria 4.0 es vital para contribuir en el incremento de la productividad, además que acerca a las micro, pequeñas y medianas empresas de Puebla.

El clúster denominado Puebla 4.0 no sólo busca trabajar con las industrias automotriz, textil y aeroespacial, sino integrar a todos los sectores incluso no afiliados.

Sumar más empresas

Recordó que son 13 empresas las participantes en el clúster, donde además de consultorías, hay tecnologías de la información, médico, metalmecánico, de plásticos, del sector verde, por lo que se busca que sea multisectorial.

En la participación de este clúster, el objetivo es llegar a las 20 empresas al término del 2020 y con ello sumar a universidades tecnológicas, entre ellas las de Puebla, Huejotzingo y la de San José Chiapa, esta última instalada cerca de la planta Audi, así como invitar al gobierno del estado para trabajar mediante el modelo de Triple Hélice, dijo.

De igual modo, mencionó que el incluir a las autoridades no es con la finalidad de recibir subsidios sino de que dé reglamentos y leyes, porque el clúster busca modificaciones a las leyes de obra pública o de adquisiciones, para que en las compras gubernamentales haya preferencia sobre las empresas poblanas.

Alave Granadillo añadió que la agrupación diseñó un gobierno corporativo denominado modelo de cooperación, que tiene como base de decisiones la propiedad intelectual para generar “la economía del conocimiento o la mente factura”.

[email protected]

kg