El Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI), en conjunto con la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA), certificaron a cinco productos con gran potencial exportable que ya cuentan con Denominación de Origen (DO) como el chile habanero, de la Península de Yucatán; la vainilla, de Papantla; al mango Ataulfo, del Soconusco de Chiapas; el sotol, proveniente de los estados de Chihuahua, Coahuila y Durango; y a la charanda, de Michoacán.

Con lo anterior, los productores y consumidores en el mundo tendrán la garantía de que no se podrán falsificar o piratear, en tanto que los inversionistas tendrán la certeza jurídica de que podrán dar valor agregado e internacionalizar los productos.

José Manuel López Campos, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo, explicó que la certificación de un producto con DO permitirá generar valor agregado y desarrollo local en los 22 estados productores de las 16 denominaciones con las que se cuenta actualmente.

Destacó que así como Europa protegió sus quesos y vinos por su Denominación de Origen, en la negociación del Tratado de Libre Comercio entre México y la Unión Europea, también nuestro país podrá defender estos productos.

Miguel Ángel Margáin González, representante del IMPI, dijo que el certificar un producto con DO permite elevar su prestigio en precios y calidad de hasta 15 veces, como ha ocurrido con el tequila, que incluso su mayor venta se encuentra en el exterior.

El chile habanero tenía un mal uso porque carecía del sello distintivo de certificación; por ejemplo, empresas de comida rápida vendían su alimento basado en sabor habanero, cuando no existía la fórmula, cuestionó el secretario de Desarrollo Económico de Yucatán, Ernesto Herrera Novelo.

Recientemente, sólo existían en México tres organismos de certificación, como el Consejo Regulador del Tequila, el Consejo Mexicano Regulador de la Calidad del Mezcal, así como la Certificación Mexicana para la Talavera.

Sin embargo, con la acreditación entregada se unen cinco productos más con sus respectivos órganos de acreditación que verificarán que éstos cumplan con los estándares de la denominación.

Reconocimiento

Jesús Cabrera Gómez, presidente de la EMA, entregó las certificaciones de DO a las empresas que elaboran los productos, las cuales cuentan con un reconocimiento que protege y avala su calidad.

Agregó que consiste en la creación de seis nuevos organismos y laboratorios que certificarán productos con Denominación de Origen, lo que también permitirá elevar la competitividad del país.

El directivo adelantó que la EMA trabaja a marchas forzadas para que antes de que termine el año se tenga lista la estructura para poder certificar el arroz del estado de Morelos, la bacanora de Sonora, el café de Chiapas y el café de Veracruz.

México cuenta con 16 denominaciones que tienen presencia en 22 estados del país, 13 de las cuales son de carácter gastronómicas.

estados@eleconomista.mx