Puebla, Pue. Durante la toma de protesta como gobernador de Puebla en el Congreso local, Miguel Barbosa Huerta ofreció convertir al estado en el principal “asiento” de los negocios del país, por lo que buscará atraer inversiones de Asia, Europa y América del Norte.

También, reveló que la deuda heredada asciende a 44,000 millones de pesos, la cual está asfixiando a las finanzas del estado.

Tras asumir el cargo para los próximos cinco años y cuatro meses, destacó que el desarrollo económico será una de las prioridades de su administración, “porque si hay inversiones también se generan empleos y riqueza, pero ésta última debe ser ajena a la corrupción”.

Indicó que se visitarán países como España, Francia, Alemania, Canadá, Estados Unidos y países árabes, donde hay oportunidades de atraer inversiones, por lo que se creará una subsecretaría de promoción, la cual dependerá de la Secretaría de Economía.

A la par de anunciar que en los próximos días se darán a conocer las primeras dos inversiones de su administración, se comprometió a generar mayor simplificación en trámites para garantizar la llegada de proyectos privados nacionales y extranjeros.

“Seré aliado de la Iniciativa Privada, impulsor de la productividad, respetuoso de la libre empresa y vigilante de que la creación de riqueza sea por mecanismos lícitos”, afirmó en su primer discurso como mandatario estatal.

Barbosa Huerta planteó la reactivación de la economía estatal mediante un plan de desarrollo estratégico que considere no sólo las siete regiones reconocidas sino impulsar 22 zonas productivas, además del área conurbada a la Angelópolis para potencializar sus vocaciones.

Señaló que no se ha tenido un plan formal para impulsar el desarrollo económico y mucho menos mediciones reales sobre metas para saber hacia dónde va Puebla.

Auditorías

Por otro lado, reveló que la deuda heredada por los últimos dos gobiernos, la cual creció principalmente en la administración de Rafael Moreno Valle, asciende a 44,000 millones de pesos, por lo que instruyó a la Contraloría hacer auditorías para determinar si hubo irregularidades y, en su caso, aplicar la ley.

“Hay preocupación por esa deuda (...) Los poblanos merecen saber la verdad y al gobierno corresponde encontrarla y resolver ese problema que afecta las finanzas del estado”, apuntó.

Puntualizó que también la reconciliación y la búsqueda de la paz implican aplicar la ley en los casos donde haya corrupción, “porque este gobierno demostrará que se puede trabajar con transparencia en el ejercicio del gasto público”.

El mandatario poblano aseguró que en este gobierno se privilegiará la austeridad, transparencia y el ejercicio correcto del poder.

Sostuvo que será responsable de devolverle a Puebla la seguridad y paz que se perdieron en los últimos años, por lo que trabajará en conjunto con los poderes Legislativo y Judicial.

Acompañado de la titular de la Secretaría de Gobernación federal, Olga Sánchez Cordero, Barbosa Huerta enfatizó que “no habrá más influencia ni recomendaciones a dichos poderes, porque cada uno de ellos debe salvaguardar su autonomía, para con ello tener una sana convivencia y equilibrio entre instituciones”.

[email protected]