El Tribunal Electoral del Estado de Querétaro (TEEQ) resolvió la impugnación de asociaciones civiles que quieren convertirse en partidos políticos, las cuales buscaron que se tomara en cuenta la ley federal en la materia y no la local para poder constituirse.

De acuerdo con la magistrada Gabriela Nieto Castillo, fueron tres organizaciones las que solicitaron ante el TEEQ que el registro para convertirse en partidos políticos fuera competencia federal: Querétaro democrático y Ciudadano AC, Impulso Humanista y Convergencia Querétaro (a la que en el 2015 le fue negado el registro).

El magistrado presidente del TEEQ, Sergio Guerrero Olvera, aseguró que al adoptar esta determinación se simplifica todo el proceso para generar nuevos partidos en el estado, ya que será la Ley General de Partidos Políticos la única encargada de ser referida en todo el curso de constitución.

La resolución de los magistrados electorales consiste en que en lugar de exigir a las asociaciones civiles que cuenten con el respaldo de 1.5% del padrón electoral local, puedan respaldarse con 0.26% del total del padrón, como está constituido en la ley federal.

El tribunal lo que está considerando es aplicar la ley federal; la verdad es que la gran diferencia es en los porcentajes: la ley local pide 1.5% mientras que la ley federal pide 0.26%; la competencia para regular ese tipo de aspectos es la ley federal y no la local , sostuvo Guerrero, quien detalló que este número deberá de respetarse de igual manera para las asambleas que se les pide que realicen en varios distritos locales electorales.

Desde el punto de vista del magistrado, debería de aplicarse la ley federal en varios aspectos más; sin embargo, comentó que el resto de los magistrados electorales no votaron a favor de su propuesta. Por ello, deberán esperar si las organizaciones sociales impugnan algún otro aspecto.

Desde mi perspectiva debería desaplicarse toda la ley local, pero ya veremos si impugnan otros artículos; el objeto de impugnación ahora fue el porcentaje únicamente , comentó.

arlene.patino@eleconomista.mx