La compra de Yahoo por el gigante estadounidense de las telecomunicaciones Verizon se cerró este martes, poniendo así término a la aventura de un pionero de Internet y provocando la dimisión de su emblemática presidenta, Marissa Mayer.

En dos comunicados separados, ambos grupos anunciaron el cierre de la transacción, de más de 4,500 millones de dólares, tras la cual Verizon se apodera del corazón de Yahoo (portal Internet, mensajería, etcétera) para fusionarlo con otra estrella caída de Internet, AOL, y formar una nueva empresa, llamada Oath, que será liderada por el presidente ejecutivo de AOL, Tim Armstrong. Las más de 50 marcas de Oath incluyen a HuffPost, TechCrunch y Tumblr.

La operación conduce igualmente a la creación de otra entidad de inversiones, bautizada Altaba Inc, que gestionará las partes que tenía Yahoo en el gigante chino de la distribución en línea, Alibaba. La cotización del título se detendrá el 16 de junio y se reanudará el 19 de junio con el nombre AABA.

Tal y como estaba previsto, la presidenta de Yahoo, Marissa Mayer, presentó su dimisión a causa del cambio inherente de su papel tras el cierre de la transacción, indicó el comunicado de Verizon. De hecho, el nuevo organigrama no le reservaba ninguna función ejecutiva. Dados los cambios inherentes a mi rol, dejaré la compañía , escribió Mayer en un correo electrónico que envió el martes a los empleados y que también publicó en Tumblr. Sin embargo, quiero que todos ustedes sepan que estoy rebosante de nostalgia, gratitud y optimismo , agregó.

Nombrada a la cabeza de Yahoo en el 2012 con el aura de jefa providencial, Marissa Mayer fracasó en levantar el pionero de Internet creado en 1994 y que nunca llegó a recuperarse de la irrupción de Google.

La joven presidenta de 42 años consiguió, sin embargo, cerrar la venta de Yahoo y recibirá un cheque de salida de 186 millones de dólares, según la prensa estadounidense.

El grupo tuvo que bajar su precio de venta 300 millones de dólares, tras haber revelado recientemente que había sido víctima de enormes ciberataques en el 2013 y 2014, que afectaron a 1,500 millones de cuentas de usuarios.

Los dos grupos no informaron acerca de las posibles supresiones de puestos que podrían resultar de su fusión pero la prensa estadounidense estima que hay aproximadamente 2,100 puestos amenazados.

Armstrong dijo a los empleados en un comunicado que los servicios de la compañía fusionada alcanzarán a más de 1,000 millones de personas cada mes y agregó que cumplir nuestras metas y objetivos requerirá de ajustes a la compañía .