En el 2020 las ventas de bienes al menudeo en México retrocedieron 9.3%, con lo que se ubicaron en su nivel más bajo desde el 2014 debido a la crisis económica desatada por la pandemia de Covid-19, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi), divulgadas ayer 24 de febrero.

El retroceso también fue el mayor desde que hay registros de la Encuesta Mensual sobre Empresas Comerciales (EMEC) que realiza el Inegi (2008) y superó por mucho la caída de 3.5% observada en el 2009, año de la mayor crisis económica previa a la que se vive por el Covid-19.

Al interior del indicador se aprecian los contrastes que ha dejado la pandemia en el comercio minorista. De las nueve categorías de consumo que mide el Inegi, se observaron caídas en siete, siendo las ventas en línea y por catálogo y las de productos de salud, las únicas subramas con crecimientos, en este caso, de 51.9% y 5.9% respectivamente.

Estos rubros de venta se vieron favorecidos por los cambios en la dinámica social que trajo la pandemia que, por un lado, aceleró el comercio electrónico debido a la generalización de medidas de distanciamiento social y, por otro, desató el consumo de bienes y servicios de salud, ya sea para prevenir el contagio del Covid-19 o para tratar la enfermedad.

La categoría de ventas más castigada fue la de ropa, textiles, zapatos y accesorios, cuya facturación se contrajo 35.2%, seguida de los productos de papelería y esparcimiento (-32%), abarrotes y bebidas (-14.6%), autos, motocicletas y refacciones (-13.6%), enseres domésticos y electrónicos (-13.4%), ferretería (-1.8%) y tiendas de autoservicio y departamentales (-1.3 por ciento).

Solo durante diciembre, las ventas al menudeo se contrajeron 2.4% mensual luego de haber tenido un notable avance de 3.6% durante el noviembre gracias al Buen Fin.

“Las cifras de diciembre volvieron a mostrar un deterioro en términos mensuales, probando que el alza en noviembre (impulso por extensión Buen Fin) fue de carácter temporal (…) Es posible que haya pesado el endurecimiento de medidas sanitarias en los últimos días de diciembre, en la CDMX y el Edomex”, opinó en un reporte el Grupo Financiero BX+.

De forma desagregada, se observaron caídas en 13 de las 22 subcategorías de mercancías medidas, siendo la mayor, la de renglón de ropa, bisutería y accesorios de vestir (-13.1%), seguida de artículos para el esparcimiento (-4.6%), tiendas departamentales (-3.4%) y artículos de decoración (-3.2 por ciento).

“En nuestra opinión, la dinámica estuvo impactada por dos factores relevantes. El primero es cierto retroceso tras la fuerte expansión en noviembre debido a El Buen Fin. Creemos que los consumidores adelantaron algunas de sus compras para maximizar su ingreso real disponible, aprovechando descuentos inusualmente altos en 2020. El segundo proviene de un deterioro adicional en las condiciones epidemiológicas en el mes”, opinaron por su parte Juan Carlos Alderete y Francisco Flores, de Banorte.

En comparación interanual, la caída de las ventas minoristas en diciembre fue de 6.2%, descenso superior al de 4.7% de noviembre y que, además, puso fin a una racha de seis meses de mejorías en las comparaciones anuales.

Los analistas consideraron que la reactivación del comercio al menudeo mantendrá una trayectoria lenta durante el primer semestre del 2021.

“En la segunda mitad del año, sujeto a que se controle efectivamente la emergencia sanitaria, prevemos una reapertura económica más amplia que permita que se normalice y recupere el consumo, en especial el de los servicios; sin embargo, las secuelas de la crisis perdurarán en el mediano plazo, dada la ausencia de medidas de alivio fiscal, lo que implica el cierre permanente comercios, y que el empleo, la confianza y, por lo tanto, el consumo tarden en restablecerse plenamente”, remató BX+ en su análisis.

octavio.amador@eleconomista.mx