La industria automotriz y la Secretaría de Economía trabajan para prorrogar por al menos un año más el decreto que regula la importación de autos usados a México, cuya legislación vence el próximo 31 de enero, con lo cual sólo restaría la negación de un amparo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para frenar por completo el ingreso de vehículos chatarra a nuestro país.

Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), explicó que basta contar con cinco amparos en favor del poder Ejecutivo (que validen la regulación de la importación de vehículos usados procedentes de Estados Unidos y Canadá) para obtener la jurisprudencia por la Suprema Corte de Justicia, de los cuales en el 2013 se dictaron cuatro en favor, y sólo basta esperar la última decisión; de ahí la importancia de que se mantenga el decreto actual.

Estamos en conversaciones con la Secretaría de Economía para prorrogar el reglamento de autos usados en sus términos para establecer que las decisiones de la Suprema Corte sigan aplicando, ya que 96% de los vehículos usados ingresa vía amparos , adelantó.

Según la AMIA y la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), la importación de autos usados representa el principal freno para el crecimiento de las ventas de vehículos nuevos en México, sector que tiene el potencial de alcanzar la comercialización de 1 millón 800,000 unidades, y al cierre del 2013 se habrían vendido 1 millón 60,000 autos.

La importación de los llamados autos chatarra (siniestrados, salvage, robados) representó 60.8% de lo que vende la industria nacional en unidades nuevas del periodo de enero a octubre del 2013, esto es, ingresaron 513,158 usados, mientras que los distribuidores vendieron 843,576 unidades nuevas.

La AMDA prevé que la importación de usados registre 650,000 unidades al cierre del 2013, que sumadas con el ingreso de los vehículos desde el 2005, cuando se abrió el mercado de manera indiscriminada, se alcanzarían más de 7 millones de autos.

Es necesario que se mantenga (el decreto) en sus términos, a efecto de continuar en la búsqueda de una regulación efectiva en la importación de autos usados, regulación que ha sido vulnerada por el otorgamiento de amparos que jueces federales concedieron y que han estado limitando el efecto regulatorio que en más de 96% de los vehículos importados se hace bajo efectos de estos amparos, con lo que se facilitan éstos, abaratando el costo de la importación , dijo el vocero de la AMDA.

En este sentido, el representante de los distribuidores también exhortó a las autoridades judiciales para que los juzgados en donde están radicados los juicios de amparo se resuelvan a la brevedad y dejen de aplazar de manera injustificada el decreto, y con ello se dicte sentencia negativa, con el fin de que quede en firme la regulación emitida por el poder Ejecutivo.

[email protected]