Al entregar el XXVI Premio Nacional de Calidad, el presidente Enrique Peña dijo que no se quiere que un elemento de distinción de la competitividad en México sean los bajos salarios, sino contar con personal altamente calificado y agregar valor a lo que se produce.

Indicó que México ha transitado de una economía que dependía de la producción petrolera y de su exportación, así como del involucramiento del gobierno en áreas en las que se reemplazaba la tarea del sector privado, a abrir espacios de participación para aquellos que, con iniciativa, incursionan en distintas actividades económicas.

En la ceremonia celebrada en Los Pinos, explicó que en 1990 el valor de las exportaciones de México era de 27,000 millones de dólares al año, 40% de ese valor era por exportación minera y de petróleo.

Ya en el 2015, a 25 años de distancia, México es una de las naciones más abiertas al mundo. Tenemos distintos acuerdos de libre comercio (11) que nos dan acceso preferencial a un mercado consumidor de más de 1,150 millones de personas, y es a partir de este cambio en la mentalidad que ha ocurrido en nuestra sociedad .

Peña argumentó que a través de iniciativas gubernamentales México ha emprendido un cambio en favor de la competitividad, y demostrado al mundo que hay capacidades para generar productos y valor, los cuales pueden ser de excelencia internacional.

El Ejecutivo expuso que las exportaciones del país pasaron de 27,000 millones de dólares hace 25 años a casi 381,000 millones de dólares en el 2015, y que las exportaciones de origen minero y petrolero sólo aportaron 7.3 por ciento.

Esta evolución demuestra que la mejor manera de competir es con base en la calidad, la innovación y en lograr menores costos de producción y logística .

El presidente aseguró que son tres frentes en los que se trabaja para elevar la competitividad: políticas innovadoras, desarrollo de infraestructura y las reformas estructurales, tras destacar que este último tema no está agotado , porque se sigue trabajando para que lleguen sus beneficios .

Datos del gobierno indican que, del 2013 al 2015, el Instituto Nacional del Emprendedor ha asignado recursos mayores a los 26,000 millones de pesos, con un impacto en más de 2 millones de emprendedores y micro y pequeñas empresas.

El presidente del Instituto Nacional del Emprendedor, Enrique Jacob, explicó que para este edición del premio participaron 71 empresas, las cuales se suman a las más de 2,000 organizaciones que se han inscrito a él.

mauricio.rubi@eleconomista.mx