Tras casi dos años desde su llegada a Argentina, Uber Eats dejará de estar disponible en Argentina a partir del 22 de noviembre. Esta decisión es parte de una estrategia global de reorganización de su negocio de delivery de alimentos y comenzó en mayo de este año con otros mercados.

La empresa decidió dar de baja sus operaciones de su servicio de delivery tanto en Argentina como en Colombia pero aclaran fuentes del sector que no se trata de una decisión tomada por el “contexto país” sino que es una situación que se viene dando en la compañía en todo el mundo, de manera similar a lo que ocurrió con Glovo hace pocas semanas, cuando se supo que le vendió su negocio local a Delivery Hero, dueña de PedidosYa.

En mayo se descontinuó el servicio en Uruguay, Honduras, Perú, en lo que a la región se refiere, y también en República Checa, Rumania, Egipto y Ucrania.

El objetivo es poner el foco en los países donde Uber Eats es el jugador más importante del mercado o tiene una posición destacada: en América latina, ese es el caso de Brasil, México y Chile.

Se les va a dar un incentivo económico extraordinario a los repartidores y seguir activando Uber Flash en bicicleta- pero sin los restaurantes. Hay dos grandes ganadores en esta movida: PedidosYa y Rappi.

La aplicación de Uber continuará en Argentina, ofreciendo sus opciones de movilidad. “Seguimos comprometidos con el país, a través de otros servicios como UberX, Essential, Medics y Flash, disponibles en más de 10 ciudades del país”, señalaron.