El gobierno estadounidense “puede hacer algunos cambios” en el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) para ganar los votos demócratas, dijo el presidente Donald Trump.

En tanto, el presidente del subcomité de comercio de la Cámara de Representantes, Earl Blumenauer (D-OR), comentó que su grupo estaba “abierto” a negociar cómo se podrían hacer esos ajustes.

Las preocupaciones de los demócratas se pueden resumir en cuatro puntos: asegurar el cumplimiento (enforcement) de la legislación laboral; fortalecer las reglas de protección al medio ambiente y los derechos de los trabajadores, y disminuir el periodo de exclusividad para datos de patentes de medicinas biológicas.

Nancy Pelosi, líder de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, ha reiterado que se requieren cambios al texto del T-MEC para incorporar las demandas de su bancada como condición para la ratificación del pacto.

“El acuerdo está hecho, está en el Congreso”, dijo Trump en una entrevista con la cadena de televisión Fox Business, aunque aún no se ha enviado un proyecto de ley al Capitolio. “Depende de Nancy Pelosi ponerlo allí”, añadió Trump.

El presidente se refirió a esta posibilidad como “cambios menores” al T-MEC, un pacto que sería el sustituto del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), vigente desde 1994.

Sin embargo, el hecho de que el Senado mexicano ya haya ratificado el T-MEC dificulta la realización de cambios al texto de este nuevo acuerdo.

Con ello, las demandas de los legisladores demócratas deberán canalizarse, en su caso, a través de cartas paralelas o con compromisos para cambios en la legislación nacional de los países integrantes.

Negociación comercial China - EU

En otra arista, Trump dijo que impondría aranceles adicionales sobre los productos chinos si no logra alcanzar un acuerdo comercial con el líder chino Xi Jinping.

El fin de semana, Trump se reunirá con el presidente Xi en Osaka, Japón, para abordar las relaciones entre ambos países y la guerra comercial que llevan a cabo entre sí.

“Aplicaría aranceles adicionales, muy sustanciales, si eso no funciona, si no logramos un acuerdo”, dijo.

Trump aseguró que el gobierno chino quiere llegar a un pacto comercial con Estados Unidos. “La economía de China se está viniendo abajo, quieren hacer un acuerdo”, dijo a la cadena.

El mandatario estadounidense dijo que “es posible” que un acuerdo sea alcanzado, aunque subrayó que se siente “feliz” con el estado actual de las relaciones sino-americanas. De acuerdo con él, la cuestión de la propiedad intelectual todavía está abierta en las negociaciones con China.

“Mi plan B, que, en realidad es mi plan A en relación a China, consiste en hacer menos negocios y sacar miles de millones de ellos si no cerramos el acuerdo”, dijo.

Las aduanas estadounidenses cobran un arancel de 25% a bienes importados de China por un valor anual de 234,900 millones de dólares, mientras Trump ha iniciado el proceso de consultas para imponer una tarifa de 25% al resto de las importaciones chinas.

Como represalia, China anunció que a partir del 1 de junio aplicará aranceles punitivos contra importaciones originarias de Estados Unidos por un valor de 60,000 millones de dólares anuales, cuando ya cobra impuestos a la importación a productos estadounidenses por unos 110,000 millones de dólares.

Por su parte, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, que encabeza las negociaciones con Beijing, afirmó que sigue siendo optimista con la posibilidad de destrabar el trato comercial.

“Estábamos en 90% del camino hacia un acuerdo comercial con China, y creo que hay una ruta para completarlo”, dijo Steven Mnuchin en una entrevista con la cadena CNBC, en Manama, Bahrein.

El secretario del Tesoro enfatizó lo cerca que estaban las partes de llegar a un entendimiento a principios de mayo, cuando las negociaciones se enfriaron súbitamente por la decisión de China de volver a discutir temas que Estados Unidos creía zanjados.

Preocupaciones de los demócratas en el T-MEC

  • Asegurar el cumplimiento (enforcement) de la legislación laboral
  • Reforzar las reglas de protección al medio ambiente
  • Fortalecer los derechos de los trabajadores
  • Disminuir el periodo de exclusividad para datos de patentes de medicinas biológicas

[email protected]