La llamada “Revolución en línea” de mediados de los 90 cambió la manera en la que nos comunicamos y hacemos negocio, una transformación sustancial en varias industrias, principalmente en telecomunicaciones. 

En la actualidad, identificamos dos factores clave generadores de tendencias y ventaja competitiva: el avance tecnológico en dispositivos inteligentes y estabilidad creciente en conectividad.

En Deloitte hemos creado herramientas para lograr un entendimiento profundo de estas tendencias y que presentamos en nuestro Reporte de Predicciones de Tecnología y Telecomunicaciones, con proyecciones a cinco años a nivel mundial, y en nuestra Encuesta de tendencias en Medios Digitales en Estados Unidos, ambos en sus ediciones 2018.

De los dos reportes, detectamos estas tres tendencias que definirán a los mercados:

1. Ver televisión ya no es lo mismo. En los mercados de Estados Unidos, Canadá y Reino Unido, las mediciones iniciales para “ver televisión” sólo incluían aparatos de televisión y excluían servicios SVOD (Sistema de video bajo demanda) como Netflix o YouTube. Las mediciones hechas a partir de un solo aparato eran más transparentes y directas. Fue apenas en 2017 que se incluyó a la tablet como un dispositivo de transmisión conectado a la TV, además de smartphones, laptops, etcétera. Este tipo de transmisión nos abre la puerta a la transmisión de contenidos en vivo o streaming, que a su vez, significa un gran beneficio para empresas al ser un recurso para la reducción de los altos costos de emisión que implican las televisoras, además de abrir el canal bidireccional de comunicación entre el público y la empresa transmisora. Este avance tecnológico no sólo conlleva a una televisión más rentable, sino que ha llevado inevitablemente a la creación de parámetros para reflejar y medir de manera más exacta lo que es ver televisión.

2. Pago por contenidos originales, de alta calidad, sin comerciales. La publicidad en línea ha dejado de ser rentable debido a la saturación de sus espacios. Gracias a esto, los creadores de contenido han cambiado su modo de generar ingresos y se concentran más en desarrollar paquetes con contenidos originales, característica que según nuestro estudio en Estados Unidos, ahora es una de las más preciadas entre los suscriptores, donde 45% de los encuestados optó pagar por contenidos originales y sin comerciales, sobre 30% que aún utiliza servicios gratuitos de video bajo demanda en 2017.

3. Servicios digitales y la seguridad de la información. Una quinta parte de adultos en países desarrollados pagará/tendrá acceso a por lo menos cinco suscripciones en línea; para 2020, aumentará 10 suscripciones además de los medios tradicionales (periódico, TV de paga). Las suscripciones en línea significan compartir información, y la preocupación de los usuarios sobre cómo las empresas protegen y usan sus datos. Tan sólo en Estados Unidos, 69% de los encuestados piensan que las empresas no se esfuerzan lo suficiente para proteger sus datos. La tarea de los proveedores de servicios es atender estas inquietudes de privacidad y generar la confianza de que esta información también es la base para el desarrollo de propuestas de valor para sus consumidores.

El panorama en México muestra también una inclinación hacia los medios digitales, donde según datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), uno de cada cuatro mexicanos menores de 35 años cuenta con una suscripción de video Over-The-Top (OTT). No obstante, esta tendencia no ha afectado al mercado tradicional de televisión de paga, que aún cuenta con 67% de penetración en nuestro país y registró un crecimiento de 2% al primer trimestre de 2017, mientras que el servicio de streaming cuentó con un 14% de penetración en ese mismo año.

En servicios SVOD para México y Latinoamérica, es importante destacar que se espera que una de las claves que impulsará a los servicios SVOD en países que no son de habla inglesa, será la creación de contenidos originales en el idioma local.

La demanda por tecnología aumenta a nivel mundial gracias a que mejora la calidad de vida por su evidente facilidad de uso. Este aspecto favorece también que los usuarios tengan un mayor control sobre lo que desean consumir gracias a la gama de opciones que se les presentan, creando así, las tendencias que en estos estudios escuchamos y presentamos.

Sin duda, México y Latinoamérica también están preparándose para recibir las bondades de la tecnología, donde la base de su estrategia hacia el éxito será adaptar al mercado local sus contenidos y maximizar los recursos disponibles, para así favorecer el desarrollo de los mismos.

La tecnología, también nos brinda oportunidades sin precedentes para conocer a los usuarios de maneras que permitirán maximizar la oferta al mercado y hacerla más atractiva; un punto de referencia invaluable que será posible sólo si nos mantenemos perceptivos a los intereses e inquietudes del público en general.

Para más información visite: http://www.deloitte.com/mx

* Germán Ortiz es socio líder de la Industria de Tecnología, Medios y Telecomunicaciones de Deloitte México.