Los agroindustriales agrupados en la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) sostuvieron que las condiciones de competencia inequitativa en el transporte de graneles agrícolas elevan entre 30 y 45% el valor de los granos básicos.

Tras reunirse con autoridades de la Secretaría de Agricultura, los industriales expresaron que los costos del transporte ferroviario son muy elevados ante la falta de una competencia efectiva, pues no es justo que realicen incrementos indiscriminados en las tarifas de fletes, muy por encima del crecimiento de la inflación.

Entre 1997 y el 2009, la inflación acumulada fue de 116%; en el mismo período el aumento de los fletes osciló entre 204 y 299% , citaron.

Aun cuando no es un tema que le competa directamente a la Sagarpa, la Concamin, que preside Salomón Presburger, planteó las repercusiones que hasta ahora son negativas en las actividades agroindustriales, las cuales no han sido atendidas por las autoridades correspondientes del gobierno federal.

Otro dato, es que los robos a ferrocarriles incrementan el costo de aseguramiento, debilitan la competitividad de los sectores agroindustriales y aumentan los precios de los productos procesados.

Tan sólo por concepto de maíz y trigo se han reportado robos anuales por 27,500 toneladas, que representan una pérdida de aproximadamente 80,600 millones de pesos , demostró la Comisión de Agroindustria y Pesca de la Concamin.

Ante los subsecretarios de Agricultura, Mario Ruiz y el de Fomento a los agronegocios, Adalberto González, de la Sagarpa, los industriales expresaron que el sector genera 436,200 millones de pesos y aporta 25% de la producción manufacturera, con la generación de 1,881 millones de empleos.

Otra de las problemáticas planteadas por los agroindustriales es la deficiente calidad de materias primas importadas de América del Norte.

La calidad del producto recibido por los importadores mexicanos, diferente a la contratada y pagada al proveedor es una problemática que requiere la participación de los gobiernos de Estados Unidos y de México, debido a que no es simplemente una situación contractual: por un lado, se trata de garantizar el abasto de insumos agrícolas indispensables para las ramas agroindustriales y, por otra parte, se trata de que dicho abasto sea con productos de calidad e inocuidad , destacan.

[email protected]