Pekín.-Toyota Motor Corp aún lucha por revivir sus ventas en China, en medio de una caída generalizada que sufren las firmas de vehículos niponas en la segunda mayor economía del mundo como resultado de una disputa diplomática entre ambos países.

Las ventas de Toyota alcanzaron a cerca de 60,000 vehículos el mes pasado, dijo un ejecutivo de alto rango de la compañía, comparadas con los 81,800 vehículos que la automotriz y sus socios chinos vendieron en noviembre del año pasado.

"El ritmo de la caída del mes pasado, aproximadamente un 25% respecto al año anterior, se desaceleró respecto a los dos meses anteriores, pero aún está lejos de nuestra meta para el ritmo de ventas", dijo el ejecutivo de Toyota (quien rehusó ser identificado porque la información aún no ha sido hecho pública).

Las cifras de Toyota indican que las ventas en China de otras automotrices japonesas también habrían caído. Para la mayoría de esas firmas, las ventas siguen bajando a tasas de dos dígitos respecto a los niveles del 2011, aunque el ritmo del desplome ha perdido fuerza recientemente.

"Probablemente las ventas no volverán al ritmo previo a septiembre hasta marzo o abril", dijo el ejecutivo, reiterando las ideas de funcionarios de otras marcas japonesas.

La demanda por las principales marcas de vehículos japoneses en China virtualmente cayó a la mitad en septiembre y octubre.

Eso redujo la participación de mercado que las firmas japonesas tenían de forma conjunta en el sector de vehículos de pasajeros en China, que excluye camiones y autobuses, a un 17% desde un 19% a fines de agosto, según la Asociación China de Fabricantes de Automóviles.

La caída de las ventas de Toyota en noviembre se da después de una baja de un 44% en octubre y de casi un 50% en septiembre.

Violentas protestas y llamados a boicotear los productos japoneses surgieron en toda China a mediados de septiembre, después de que Japón nacionalizó dos islas en el Mar Oriental de China, conocidas como Diaoyu en chino y Senkaku en japonés, al comprarlas a sus dueños privados.

Algunos consumidores chinos han evitado desde entonces vehículos de marca japonesa. A comienzos de año, Toyota dijo que esperaba vender 1 millón de autos anualmente en China. Es poco probable que cumpla esa meta al menos hasta el 2013.

lgl