Por los malos resultados obtenidos en sus actividades y la posibilidad de que la situación de bajos precios de los hidrocarburos tengan impactos negativos en los ingresos de las empresas, la petrolera francesa Total renunció al único bloque petrolero que obtuvo como operadora en aguas profundas del golfo de México, de la Ronda 1.4, con lo que se hizo acreedora a una multa de 21,242 millones de dólares por haber llegado a un cumplimiento de menos de 79% en el programa mínimo de trabajo al que se comprometió.

Total ejerció su derecho de renuncia al contrato de licencia en aguas profundas CNH-R1-L04-A2.CPP/2016, en la provincia del Cinturón Plegado Perdido, donde fungía como operador con una participación de 50% en consorcio con ExxonMobil en calidad de socio financiero. Lo anterior, de conformidad con las cláusulas 3.4 y 7.1 del contrato, bajo el título Renuncia del Contratista, y Reglas de Reducción y Devolución, respectivamente, explicó el regulador en el marco de la sesión 15 extraordinaria del 2020 de su órgano de gobierno.

La renuncia y devolución se da al término del periodo inicial de exploración, motivada por los resultados obtenidos de las actividades petroleras realizadas en el área. El contratista incumplió con el programa mínimo de trabajo (PMT) y su incremento, en virtud de que las unidades de trabajo (UT) comprometidas fueron 128,986 y sólo acreditó 101,487.9 UT.

Por lo anterior, de conformidad con la cláusula 4.7 del contrato, Total deberá pagar una pena convencional que asciende a 21 millones 242,282 dólares por dicho incumplimiento, y deberá pagar al Fondo Mexicano del Petróleo (FMP) en un plazo máximo de 10 días hábiles, que tendrán una prórroga y comenzarán a contarse hasta el 19 de abril, dada la suspensión de actividades del regulador por la contingencia ante el coronavirus. Así, la CNH inició el procedimiento de terminación anticipada, en cumplimiento de la cláusula 18.7 del contrato.

El viernes pasado, la mezcla mexicana de petróleo tuvo un precio de 15.78 dólares el barril, cifra 73% inferior al nivel máximo del año, los 59.35 dólares por barril, el nivel máximo de este año y que se observó el 6 de enero pasado.

La francesa tiene todavía la operación de dos bloques más en México, ambos en aguas someras, producto de la Ronda 2.1, en consorcio con Shell, y de la 3.1, con Pemex. Además, funge como socio en otros dos contratos de aguas someras de la Ronda 3.1, operados por Pemex y BP, además de su participación en dos bloques más de la Ronda 1.4, en aguas profundas, operados por BP y Equinor.

Otras renuncias

Ésta es la segunda renuncia total a un área contractual otorgada en las rondas de licitación que merece una sanción por incumplimiento en los compromisos del operador, luego de que en el 2017 Canamex Energy (formada por la holandesa Canamex Dutch y las mexicanas Perfolat de México y American Oil Tools) renunció a la totalidad del área R01-L03-A14/2015, donde se ubicó el campo terrestre de 46 kilómetros cuadrados Moloacán, con una pena convencional por 1.9 millones de dólares.

Sin embargo, ha habido otras renuncias que no han implicado penas, tanto a la totalidad de los campos como a parte de ellos, tal como lo realizó el consorcio comandado por Talos Energy.

kgarcia@eleconomista.com.mx