Por tercera ocasión consecutiva, el Ejecutivo federal prorrogará por un año más el decreto que regula la importación definitiva de vehículos usados procedentes de Estados Unidos, vigente desde el 1 de julio del 2011, con el propósito de otorgar seguridad jurídica a los compradores de estas unidades y dar paso a que la autoridad judicial se pronuncie en contra de amparos que dañan al mercado interno.

Este 31 de diciembre termina la vigencia del decreto que prohíbe el ingreso de autos chatarra a territorio mexicano, el cual ha permitido que las importaciones de estos vehículos se reduzcan en 25%, luego de presentar crecimientos desmedidos y poner en desventaja a la industria nacional, al comercializar menos unidades nuevas compitiendo con las usadas en mal estado, según cifras de la Secretaría de Economía.

Según el anteproyecto de decreto que prorroga la prohibición del ingreso de vehículos usados enviado a la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer), se avala la ampliación hasta el 31 de diciembre del 2015, al modificar un artículo para dar paso al Ejecutivo federal a publicarlo en el Diario Oficial de la Federación (DOF) a la brevedad para su nueva vigencia.

La Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), dijo que de enero a octubre del presente año se internaron 398,277 vehículos usados, lo que representó 44.7% del total de vehículos nuevos vendidos en el mismo periodo; y en octubre, la importación fue de 30,791 automotores, al registrar una baja de 35.3% contra el mismo mes del 2013.

No obstante, desde octubre del 2005 a la fecha han ingresado 7 millones 681,000 unidades chatarra, que después de nueve años, el mercado interno ya enfrenta un impacto importante con el estancamiento en ventas, pues dicha cifra representa 85% del total de autos vendidos en el mismo lapso.

Guillermo Rosales, director de la AMDA, explicó que las secretarías de Hacienda y Economía y el Servicio de Administración Tributaria (SAT) han mantenido el firme compromiso para continuar con las disposiciones del control de usados, a pesar de presiones políticas y de comerciantes en las fronteras del país.

Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, afirmó que el mercado interno está sobreofertado por la importación de usados.

Recordó que están por caer el resto de los amparos para la libre importación de autos chatarra otorgados por jueces corruptos y que se cuenta ya con la jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de que es constitucional el decreto automotriz del 2011, con el cual ya no se pueden otorgar amparos nuevos.

lgonzalez@eleconomista.com.mx