El crecimiento de las exportaciones de productos agrícolas que ha logrado nuestro país va de la mano del desarrollo de tecnología; así se han detonado las ventas en el extranjero de aguacate, berries u hortalizas; así como atender la demanda de cebada, para la industria cervecera. Estos son algunos de los casos en los que se han utilizado las mejores semillas que han requerido de importantes inversiones cada año, afirmó Javier Valdés, director de Syngenta México.

La compañía de semillas, que ha vivido una serie de fusiones antes de ser Syngenta y que en este año cumple 15 de existencia, atiende la demanda de los productores, pero además somos capaces de identificar los mercados que están en expansión y crecimiento y con altas posibilidades de lograr exportaciones, tal es el caso del girasol, el mango o la papaya .

Se tienen, dijo, posibilidades de exportación en todo el país en el norte, en el centro y en el sur, en función de los cultivos, ahí estamos trabajando fuerte para tener las tecnologías que les permitan tener los protocolos de residuos de calidad de cosechas de permanencia de cosecha del anaquel.

Detalló que una importante oportunidad que tienen los productores en el país para el consumo nacional es sembrar cebada, pues hay una demanda de la industria cervecera. La cebada tiene una gran demanda y la industria está pensando en expandir su capacidad productiva y quiere incluso producir en México la materia prima que se necesita. Este es un atractivo para los productores de Zacatecas, Puebla, Hidalgo y Tlaxcala .

Aun cuando la penetración tecnológica es reducida en el país y sólo para algunos productos, como el maíz, el aguacate o las hortalizas, Valdés detalló que se trabaja fuertemente para el descubrimiento de nuevos ingredientes o el desarrollo de nuevas variedades más eficientes. Eso es lo que te da la competitividad y la posibilidad de darle al agricultor soluciones cada año .

Si México fuera capaz de elevar la productividad en una tonelada por hectárea de los 10 millones de toneladas que importamos, sólo se tendrían que importar 2.5 millones de toneladas, podríamos ser autosuficientes en maíz, si elevamos la tecnología, y hablo de híbridos .

Dijo que si se mueve al sur, al estado de Chiapas, la producción de maíz, las ganancias son mayores dado que los costos de producción disminuyen en comparación con Sinaloa, el retorno de inversión seria 50-40 por ciento .

Incluso, dijo, es posible que los productores que sólo utilizan subsidios puedan modificar la forma en la que producen, pues con semillas en las que se utilizó la tecnología es posible pasar de los subsidios a una alta rentabilidad en el sector agroalimentario.

[email protected]