Tinúm, Yuc. Facilitar la expedición de visas dentro de las 20 economías más grandes del mundo permitirá la generación de 5.1 millones de empleos, 212 millones de turistas y una derrama económica adicional de 206,000 millones de dólares por año, aseguró el secretario de la Organización Mundial de Turismo (OMT), Taleb Rifai.

En conferencia de prensa se expusieron ése y otros puntos de la declaratoria del T-20 (como se conoce al grupo de los ministros de Turismo de las 20 economías más grandes del mundo). Destacó que es la primera ocasión que dicho tema se aborda de manera abierta y franca , porque a pesar de que habrá un crecimiento este año en el sector para llegar a 1,000 millones de turistas, aún existen barreras para promover los viajes.

Rifai explicó que el documento será analizado en la próxima reunión del Grupo de los 20 (G-20), en Los Cabos, como parte de los estímulos para una recuperación de la crisis económica y financiera que han enfrentado varios países en los últimos años.

La secretaria de Turismo mexicana, Gloria Guevara, aclaró que las mejoras propuestas en cuestiones de visado, sobre todo la de utilizar mejores soluciones de tecnología, no comprometen la seguridad de ningún gobierno, y compartió que la experiencia mexicana de su nueva relación turística con China, Rusia y Brasil, que ofrece facilidades para viajar y comparte información migratoria, ha generado 750,000 visitantes más.

El tema del empleo, como eje central del grupo T-20 fue una propuesta del gobierno de México y resultó todo un éxito por los acuerdos logrados, refirió Guevara Manzo.

CRECIMIENTO Y OBSTÁCULOS

La declaratoria de la reunión tiene como fundamento un estudio realizado por la consultoría Oxford Economics, a petición de la OMT y el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por su sigla en inglés).

El mensaje que queremos enviar, dijo Taleb Rifai, no es académico, es simple: si se relajan algunas normas y se quitan barreras para emitir visas, habrá más turistas. Sin embargo, existen diversas situaciones que también se deben considerar.

En muchos caso se cargan cobros demasiado altos en el sector. Por ejemplo, el gobierno le cobra impuestos muy altos a las aerolíneas y a otros actores, lo que crea un problema a resolver , refirió el presidente del WTTC, David Scowsill.

La infraestructura también es una preocupación, porque las naciones deberían adelantarse a los flujos que generará la gente nueva que viajará en el futuro , y además deben considerar el tema de la sustentabilidad en la edificación de hoteles o terminales aéreas.

El máximo representante del sector privado insistió en que en la reunión del G-20 debe quedar claro que hay una oportunidad para cada uno de los participantes de lograr mayores beneficios económicos.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx