El gobierno mexicano arrancó una nueva modalidad de mercado eléctrico: la primera subasta de mediano plazo en la que, mediante contratos de cobertura de uno, dos o tres años, cualquier participante del mercado, incluso con plantas ya existentes, podrá vender potencia para las horas pico de demanda y energía constante tanto al suministro básico como a los grandes consumidores calificados del país.

Para ello, empresas generadoras de cualquier tamaño propondrán volúmenes y precios regionales de energía que les sobre de otros compromisos (como la que ya tienen en contratos bilaterales, la que le venden a la Comisión Federal de Electricidad -CFE-, o la que colocan en los intercambios diarios o en las subastas de largo plazo a 20 años), y los consumidores de cualquier tipo podrán comprarla a precios fijos.

El Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) recibirá estas ofertas y las concentrará en una base que mediante un algoritmo de optimización maximizará los precios al llegar al equilibrio en aproximadamente ocho zonas del país, donde convergerán los precios y el menor será el que se otorgará a los compradores a partir del fallo de la subasta, en febrero del 2018.

Estamos pasando de una era de un solo suministrador de energía a una convergencia de muchos actores, en un mercado , dijo el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell. El proceso de la subasta que se anunció permitirá que cualquier participante del mercado sea comprador o vendedor. Asimismo, la cantidad de energía que se pondrá a disposición se establecerá libremente por los interesados.

Dado que en esta subasta no cuenta con certificados de energía limpia (CEL), todas las tecnologías, fósiles y renovables, podrán participar. El titular de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), Marcelino Madrigal, aseguró durante la presentación de esta subasta que el mercado de CEL arrancará en enero del 2018, con suficiente cantidad de CEL.

Procesos

El director general del Cenace, Eduardo Meraz Ateca, explicó que, tras la convocatoria publicada el próximo 29 de agosto se publicarán las bases preliminares de licitación de esta subasta. Posteriormente, habrá etapas de precalificación técnica y financiera al proceso, talleres explicativos para los participantes, entrega de ofertas de compra y venta de energía y, finalmente, la subasta se realizará en febrero del 2018. El subsecretario de Electricidad, César Emiliano Hernández Ochoa, explicó que uno de los beneficios de esta subasta a mediano plazo es que los interesados firmarán contratos de cobertura eléctrica para contar con una fuente financiera estable.

No irán por potencia

Privados sólo comprarán CEL en tercera subasta

El Centro Nacional de Control de Energía no recibió ofertas de compra de energía y potencia para las horas pico por parte de privados distintos a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para la tercera subasta de largo plazo que se ejecutará en noviembre y sólo dos empresas buscarán comprar certificados de energía limpia (CEL).

Una de estas empresas es Iberdrola, que buscará adquirir 526,136 CEL y la otra es Menkent que, con base en San Pedro Garza, Nuevo León, irá por 16,500 CEL. Juntas, sólo comprarán el equivalente a 9.7% de los CEL que buscará comprar a precio fijo la CFE para los próximos 20 años destinados al suministro básico.

[email protected]