El Senado alcanzó los consensos necesarios para ratificar el Tratado entre México y Estados Unidos para la Exploración y Explotación de Yacimientos Petroleros Transfronterizos.

Los integrantes de las comisiones de Energía y Relaciones Exteriores América del Norte sesionarán el próximo lunes, cuando será aprobado el tratado, dijo el presidente de la primera comisión, Francisco Labastida Ochoa (PRI).

El presidente Felipe Calderón turnó apenas el 28 de febrero el Tratado entre México y Estados Unidos para la Exploración y Explotación de Yacimientos Petroleros Transfronterizos firmado en Los Cabos, Baja California, ocho días antes.

Sin embargo, senadores como Pablo Gómez y Carlos Navarrete (PRD); Rosario Green y Francisco Labastida (PRI), y Juan Bueno Torio y Rubén Camarillo (PAN) consideraron que era urgente un acuerdo de esa naturaleza, para evitar que Estados Unidos (EU) jalara el crudo que le corresponde a México en el área fronteriza e incluso calificaron el acuerdo como meritorio.

Cabe destacar que el tratado petrolero contempla que los gobiernos de ambos países podrán realizar inspecciones en cualquier momento para evitar dudas sobre la proporción de petróleo que le corresponde a cada país.

El capítulo 6, artículo 18 del acuerdo, establece que tanto México como EU tendrán derecho a inspeccionar las instalaciones de un área común, tanto para observar los posibles recursos que existan durante los trabajos de exploración, como cuando se diseñe una Unidad Transfronteriza para la explotación de un yacimiento.

Se especifica que los procedimientos de inspección podrán ser consultas entre los inspectores de cada país; acceso oportuno a información relevante para las actividades, así como acceso físico a las áreas unitarias.

jmonroy@eleconomista.com.mx