Los ataques a los trenes de carga que circulan por la frontera entre Puebla y Veracruz (en su recorrido a la Ciudad de México) no se detienen y las bandas criminales que los frenan para robar bebidas alcohólicas, productos electrónicos, granos, llantas o cosméticos podrían ocasionar accidentes, como una explosión, si llega a escaparse el óxido de etileno que también transportan, afirmó la directora de Relaciones Gubernamentales de Ferromex y Ferrosur, Lourdes Aranda.

“No ha pasado nada pero es una alerta para que la ruta esté más protegida. Además, se moviliza, entre otros materiales, cloro para el agua que se ocupa en la Ciudad de México”, dijo.

El 2017 ha sido atípico para las filiales de Grupo México. Entre enero y septiembre pasados suman 100 denuncias presentadas, de las cuales 10 corresponden al ámbito federal, por robos, cuyos montos aún no han sido cuantificados. Incluso la tripulación de los trenes ha sido secuestrada y golpeada por “criminales” con armas de alto calibre.

Además, Aranda consideró que la afectación a la competitividad del país es enorme, sobre todo en el contexto actual de renegociación del acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá, donde no se puede decir que no se circula como se debe por las vías porque hay falta de estado de derecho.

“Debo reconocer que ya hay un dialogo intenso con las autoridades, como la Policía Federal, la Marina o la Defensa. Creemos que le van a dar la vuelta”, refirió.

Como efecto colateral, algunos “clientes importantes” han decidido bajar su carga del tren porque ya no les resulta costeable. Hace unas semanas, la Asociación de Avicultores de Tehuacán exigió a las autoridades locales y estatales terminar con los saquea trenes, porque al no llegar los granos, sus animales no cuentan con alimento.

“El año pasado no había casi robos, quizá algunos bloqueos, detenciones, pero eran menores, tres  o cuatro ataques al mes, pero ahora hay días en que puede haber hasta 16 ataques al tren, lo que no quiere decir que en todos hay robos”, explicó Aranda.

Las afectaciones comenzaron a despuntar en julio pasado, cuando se intensificaron las acciones policiacas para hacer frente a los huachicoleros en Puebla. El éxito en un área perjudicó a otra.

“El tren no estaba en el gran radar de los robos”, reconoce la ejecutiva, por lo cual ante su situación de crisis “pasó mucho tiempo” para que se sensibilizaran las autoridades federales y estatales.

En el caso de Veracruz, afirma, ya hay un trabajo coordinado y efectivo con el gobierno local, lo que no ha sucedido en Puebla, incluso su gobernador, Antonio Gali ha calificado los robos como una moda que pasará, con el actuar eficaz de las autoridades policiacas.

Se enciende un foco

Luego de participar en un congreso de la Asociación Mexicana del Transporte Intermodal, la subsecretaria de Transporte, Yuriria Mascott, dijo que están atendiendo el tema de robo a trenes dentro de la Comisión Nacional de Seguridad, estableciendo mesas de trabajo en su calidad de interlocutor con el sector privado. La más reciente ocurrió el lunes pasado.

“En la Secretaría de Comunicaciones y Transportes buscamos tener un transporte seguro y en salvaguarda. (Los robos) son hechos que pueden suceder en algunas regiones. Hace algún tiempo vimos en Guanajuato una situación parecida y ya se calmó. Son puntos que luego brotan pero se están atendiendo”, comentó en rueda de prensa.

En el caso de Puebla, donde el actuar de su gobierno no ha sido considerado el adecuado a las circunstancias, señaló que impulsarán dicha colaboración en beneficio del transporte.

¿Es un foco rojo el robo de trenes de carga?, se le preguntó. “Es un foco que se atiende y se busca la seguridad. El color lo determina el área de seguridad nacional”, afirmó la funcionaria.

Tren México-Toluca, a finales del 2018: SCT

La subsecretaria de Transporte, Yuriria Mascott, afirmó que la construcción del tren interurbano de pasajeros México-Toluca marcha conforme a los planes y que será inaugurado a finales del próximo año. A la fecha, la obra lleva un avance de 64% por ciento.

En el 2014, el tren fue cotizado en 38,600 millones de pesos y, de acuerdo al Proyecto de Presupuesto de Egresos del 2018, tiene ya un costo total de 59,216 millones de pesos (superior incluso al fallido tren de alta velocidad México-Querétaro, que implicaría una inversión que rondaba los 50,000 millones de pesos).

Al respecto, la funcionaria explicó: no se incrementa el presupuesto. Es una obra de enorme complejidad en donde sí ha habido cambios, retrasos, para afectar lo menos posible a la población. Vamos en tiempo y forma, dentro del presupuesto. Los ajustes en la Secretaría de Hacienda son los anuales por inflación o tipo de cambio.

Luego de inaugurar un congreso de la AMTI, refirió que la mayor parte del tren ya tiene vías y concatenaría y que el túnel que realiza ICA en el Cerro de las cruces estará concluido a finales del primer trimestre del 2018.

“Tenemos un tren competitivo económicamente y va en tiempo y forma”, reiteró.

Ante empresarios del sector, Mascott recordó que la inversión ferroviaria acumulada desde el 2012 a la fecha, asciende a 100,000 millones de pesos, cifra 87% superior respecto de la inversión total de la administración anterior.