La única certeza que tiene hoy Compañía Mexicana de Aviación es que su tiempo se agota y le restan 45 días para lograr una reestructuración financiera, de lo contrario, el resultado será la quiebra.

Es la conclusión de especialistas, legisladores, líderes sindicales y autoridades federales, quienes coinciden en que sería difícil que Mexicana vuelva a los aires en caso de que no se logre un acuerdo entre los inversionistas interesados y el conciliador del concurso mercantil antes del 9 de agosto.

A 10 meses de haber suspendido sus operaciones y ocho de haber sido declarada en concurso mercantil, la legendaria aerolínea aún no ha logrado un convenio que le permita recuperar parte de 30% del mercado nacional e internacional de la aviación mexicana que logró conquistar en más de 80 años, gracias al cual podía dar empleo a 8,000 empleados de forma directa y a casi 30,000 a través de su derrama económica.

Gerardo Badín, el conciliador-administrador de la firma, anunció que el proceso de reestructura entró a su etapa final y se espera que sea a más tardar el miércoles 29 de junio cuando revele al ganador de la puja por Mexicana.

LA MARCA VALE

Fernando Gómez, consultor de aviación, comentó que dentro de los activos más importantes que tiene la empresa está la marca Mexicana, que tiene un alto reconocimiento nacional e internacional, además de 37 slots (tiempo de aterrizaje y salida); así como su know how (infraestructura, logística, mostradores, experiencia, etcétera).

Para Fernando Perfecto, secretario general de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA), la mayoría de los asuntos para el reinicio de operaciones ya se ha resulto, sólo falta el aval del gobierno para terminar el concurso mercantil.

Explicó que las empresas gubernamentales con las que se tienen adeudos deben otorgar aprobaciones para que la aerolínea salga del concurso mercantil. Necesitan de celeridad, pues –reiteró- todo lo demás ya está listo.

Lizette Clavel, secretaria general de la Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación (ASSA), detalló que, jurídicamente, la fecha de 9 de agosto aún puede tener una ampliación, pero veo muy difícil que el conciliador pretenda alargar el proceso porque, en términos políticos y económicos, la aerolínea ya no aguanta más tiempo .

En lo que respecta al tema económico, los ingresos de Mexicana cada vez son menores y eso puede resultar poco atractivo para quien considere adquirir la aerolínea. De acuerdo con la ASPA, la empresa contaba con 1,617 millones de pesos en activos hasta el 4 de agosto del 2010, en tanto, los activos representan apenas 10% de dicha cantidad.

El monto de su deuda gubernamental asciende a casi 3,506 millones de pesos y en caso de decretarse la quiebra, la empresa dejaría sin pago a más de 26,000 acreedores.

Analistas han comentado que el panorama en la industria a partir del 2012 sería más claro gracias al crecimiento de otras aerolíneas.

[email protected]