SAO PAULO, Brasil. En el corazón del Parque Ibirapuera, justo frente al auditorio, ése donde construiría Oscar Niemeyer. No puedes evitar recordar, quizás sin querer, aquella frase en la que el arquitecto brasileño aseguraba que no es el ángulo recto el que le atrae, ni la línea recta, dura, inflexible, creada por el hombre, sino la curva libre y sensual de las montañas de Brasil, en el curso sinuoso de sus ríos, en las olas del mar, en el cuerpo de la mujer preferida.

Recordarlo, te hace dirigir tus pasos hacia la puerta, antes de entrar levantas la mirada para observar la lengua de fuego completamente sinuosa y roja que sale de la estructura blanca con trazos rectos. Ahí te enteras que esa escultura, llamada Labareda, fue diseñada por el mismo Niemeyer.

Ya en el interior, te sorprende el contraste de las paredes semilisas y blancas con las formas irregulares rojas que yacen en el techo y te imaginas aquel espacio lleno de gente que está apunto de presenciar un espectáculo musical.

Su belleza arquitectónica, te hace suspirar y, en ese mismo instante, entiendes porqué Niemeyer consideraba que la arquitectura tiene cierta fantasía, igual que la poesía… que los sueños.

Asombrada por la genialidad del auditorio, sales del inmueble para, ahora, conocer lo que llaman palco reversible, y al observarlo, comprendes porqué dicen que amplía su capacidad hasta para 15,000 personas. Y es que esa magnífica obra se convierte en el escenario de eventos al aire libre.

San Paulo

La inmensidad verde del parque, que se extiende por más de 1,500 kilómetros cuadrados, te hace andar a paso lento en busca de otras cuatro construcciones de Niemeyer, no sin antes detenerte en alguno de sus tres lagos y cruzar uno de los puentes que muestra cachitos de los rascacielos de la ciudad.

Una marquesina techada, llama tu atención, pues sabes que también forma parte del diseño que proyectara el brasileño. Decides andar a capricho de la estructura, con la certeza de que te llevará a tu destino.

De pronto, aparece el famoso Pabellón Ciccilio Matarazzo, también conocido como el Pabellón de la Bienal, pues en este rectangular edificio se realizan la Bienal de Artes y la Arquitectura. Al interior las curvas y formas sinuosas que le gustaban a Niemeyer vuelven a capturar tu atención.

Más adelante está el Museu Afro Brasil, que a través de su acervo de más de 6,000 obras, entre pinturas, esculturas, grabados, fotografías, documentos y piezas etnológicas, narra la contribución de los afrodescendientes para la formación de la identidad brasileña.

San Paulo

Tras visitar el recinto cultural y conocer más sobre el pasado de esta nación, continuas tu andar hasta encontrar una imponente esfera blanca que parece emerger del suelo. Sí, es el Pabellón Lucas Nogueira Garcez, mejor conocido como OCA, otro de los proyectos insignia de Niemeyer, el cual con sus formas redondas y su cubierta libre de pilares, refleja la pasión por las curvas del brasileño. Este sitio alberga algunas de las exposiciones temporales más importantes de la ciudad.

Después encuentras otras de las grandes obras que resguarda el parque urbano, el Pabellón de las Culturas Brasileñas, que con su forma rectangular y su fachada repleta de cuadros, te hace sonreír, pues tiene el sello de Niemeyer.

Tras andar entre espacios verdes y culturales, decides detenerte para admirar, desde el pulmón de la ciudad, su imponente skyline, decides despedirte de Ibirapuera para continuar tras las huellas de Niemeyer.

Imponentes y sinuosos

La siguiente parada es el número 200 de la avenida Ipiranga, pero no es necesario buscar el número, pues una imponente S, te avisa que has llegado al Edificio Copan. Aquella construcción, proyectada por Niemeyer en la década de los 50, cuentan que fue concebida con la forma de esa letra para aprovechar el terreno, pues se el edificio debía albergar a miles de habitantes, objetivo que se cumplió y continúa cumpliéndose, ya que actualmente más de 2,000 personas habitan ese inmueble.

San Paulo

Además de su majestuosa y modernista forma, es la estructura de hormigón armado más grande de Brasil y un icono arquitectónico de esta nación.

Muy cerca de allí, se localiza el Edificio Montreal, otra de las grandes y modernistas obras del brasileño.

También en el centro de la ciudad, pero en el número 24 de la calle José Bonifacio, está el Edificio Triángulo, una construcción revestida de vidrio que por su nombre revela su forma.

Rítmicos e históricos

Ahora sigues los pasos del arquitecto brasileño al ritmo de samba y llegas hasta el icónico Sambódromo de Sao Paulo, ese que en época de carnaval está repleto de gente, de colores y de mucha música y baile. Y así logras imaginarlo.

Aunque la mejor vista no se tiene a ras de suelo, sino desde el hotel Holiday Inn Anhembi, que destaca su imponente estructura recta con esas curvas que Niemeyer planificó.

Después de bailar samba, te diriges al Memorial de América Latina, construido en 1989 con el objetivo de unir la cultura latinoamericana.

Ahí sobresale la enorme escultura de Niemeyer, A Grande Mao, símbolo del Memorial, que junto con su diseño arquitectónico, rápidamente se convirtiera en uno de los sitios obligados al visitar la ciudad de Sao Paulo.

Uno de sus espacios más sobresalientes, es el Salón de Actos Tiradentes, donde se encuentra el Panel Tiradentes, una de las obras más importantes de Candido Portinari.

San Paulo

En las salas del Memorial están expuestas casi 4,000 piezas típicas del folklore, la religión y la cultura de Brasil y de los países vecinos.

Estos edificios, espacios culturales y artísticos son una muestra del legado arquitectónico que Oscar Niemeyer dejó en Sao Paulo, y recorrerlos, es un pretexto perfecto para descubrir la ciudad.

[email protected]

Dato de viaje

La ciudad es el mayor destino turístico de Brasil, con más de 13 millones de viajeros anuales.

Cómo llegar

Aeroméxico y Latam operan vuelos directos desde la Ciudad de México a Sao Paulo. El tiempo de vuelo es de aproximadamente 9 horas con 40 minutos.

Hospedaje

InterContinental Sao Paulo

  • www.ihg.com
  • Ubicado a una cuadra de la avenida Paulista, este hotel permite explorar la vibrante vida de la ciudad. Sus instalaciones contemporáneas y su servicio personalizado, lo hacen ideal para cualquier tipo de viaje.
  • Alameda Santos 1123, Sao Paulo, Brasil.
  • Tel: (0011) 3179-2600

Holiday Inn Parque Anhembi

  • www.ihg.com
  • Sus instalaciones de primer nivel, su ubicación estratégica y su servicio personalizado lo han convertido en la mejor opción de Sao Paulo para los viajeros corporativos.
  • Rua Professor Milton Rodrigues 100, Sao Paulo, Brasil.
  • Tel: (001800) 838-531

Restaurantes

Vento Haragano

  • http://ventoharagano.com.br
  • Avenida Rebouças 1001, Sao Paulo, Brasil.
  • Tel: (0011) 3083-4265

Terra Mar

  • www.oportaldomercadao.com.br
  • Rua da Cantareira 306, Sao Paulo, Brasil.
  • Tel: (0011) 3228-3848

mfh