“Este año no es de confort, ni los que vienen. Van a ser años complicados”, vaticina Jaime Serra Puche, exsecretario de Comercio, de Hacienda, uno de los padres del TLCAN y actual presidente de SAI Consultores, sobre el clima de negocios que enfrentarán las empresas en México ante la vorágine electoral, la renegociación del TLCAN y la adaptación a las nuevas reglas del juego de las reformas estructurales.

Es por ello que la demanda de consultoría económica y legal seguirá creciendo y el fortalecimiento de los equipos de capital humano ocupados de proveerla será crucial para mantener una posición de liderazgo en este mercado. SAI lo sabe y en este tenor anunció la incorporación a sus filas, a partir de este mes, de Eduardo Pérez Motta, expresidente de la antigua Comisión Federal de Competencia Económica (CFC).

“La incorporación de Eduardo al despacho ayuda enormemente, tanto a la dinámica interna del despacho, como hacia afuera, pues está muy clara la complementariedad que aporta a partir de su experiencia como presidente de la CFC y como embajador ante la Organización Mundial del Comercio”, dijo Serra Puche en entrevista.

Al dejar la presidencia de la CFC en el 2013 —año en que se transformó en la actual Comisión Federal de Competencia Económica, producto de una reforma constitucional— Eduardo Pérez Motta dejó tras de sí una experiencia de 35 años en el sector público (ocho de ellos como cabeza de la CFC), para emprender una nueva etapa en su vida, el trabajo en la iniciativa privada, una vocación que Jaime Serra emprendió hace 23 años con la fundación de SAI, la primera consultoría en conjuntar las prácticas económica y jurídica en un solo despacho.

Hoy, estos profesionales de la economía se reencuentran —antes coincidieron en sus labores académicas en El Colegio de México y como funcionarios en la antigua Secretaría de Comercio y Fomento Industrial— con el objeto de conformar “un trabuco”, como lo llama Jaime Serra, dentro de SAI para apuntalar las prácticas de competencia económica y comercio exterior del despacho. “Es una adquisición de lujo”, agrega orgulloso.

“Como vemos venir las cosas, muchos de los temas regulatorios que requieren de análisis económico y jurídico de manera conjunta y coordinada van a crecer. Muchas empresas están preocupadas de que si hay cambios de política importantes van a tener que entender bien cuáles son los escenarios”, explica Serra Puche, en clara alusión a la vorágine de cambios en competencia, energía y telecomunicaciones, áreas en las que hubo reformas profundas en este sexenio.

Además de este punto, ambos profesionales comparten una visión: forjar una carrera sólida en la consultoría, para lo cual es fundamental, coinciden, convencer al cliente de que su único interés terminado el servicio público es la práctica privada. Ello, comentan, a efecto de generar la confianza de que se puede afianzar una relación consultor-cliente de mediano y largo plazo, que deriva en dos de los activos más preciados del negocio: certidumbre y credibilidad. “Las empresas tienen claro que tu ciclo en el gobierno ya acabó, como es mi caso”, comentó Pérez Motta.

El ex zar antimonopolios, recordado por su agudo escrutinio a empresas como América Móvil o Grupo México, destacó que una de las grandes ventajas de SAI es su fórmula de ofrecer al cliente soluciones integrales de análisis económico y jurídico, lo que apuntala al despacho incluso sobre competidores en Estados Unidos, donde por ley no se pueden mezclar las prácticas económica y legal en una sola consultoría.

Para este año, reconocen Serra y Pérez Motta, uno de los focos de atención para con los clientes será el diseño de escenarios ante lo que pueda suceder con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Un exnegociador del TLCAN y un exrepresentante de México ante la Organización Mundial del Comercio son el sello de garantía que tiene SAI para prosperar en el que sin duda será un año agitado para las empresas de consultoría.

Sobre SAI:

  • Emplea a 60 profesionales de la economía y el derecho
  • 99% de los clientes de la consultoría son privados
  • Sus áreas de práctica son arbitraje, banca de inversión, comercio exterior e inversión extranjera, competencia económica, consultoría económica y energía, entre otras.

[email protected]