De acuerdo con la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), la única licitación para la operación por parte de privados de campos petroleros en el país que no canceló la nueva administración sigue en pie, con siete contratos de licencia para campos terrestres en asociación con Petróleos Mexicanos (Pemex), mismos que se licitarán el próximo 9 de octubre.

Sin embargo, desde el último reporte del año pasado se ha mantenido el número de interesados en el concurso, con lo que se mantiene en 19 el número de empresas que han mostrado interés, de las cuales 13 están autorizadas para pagar la inscripción al concurso y acceder al cuarto de datos.

Las firmas que hasta hoy serán los contendientes en esta licitación son: la estatal que ya se adjudicó dos campos en aguas profundas, China Offshore, Compañía Española de Petróleos, que participa en tres contratos exploratorios en aguas someras, y la socia de Pemex en el farmout Ogarrio, con actividades en cuatro contratos más, Deutshe Erdoel, misma que espera aprobaciones y cierres financieros para adquirir a la mexicana creada para la reforma energética, Sierra Oil and Gas.

También están inscritos tanto la filial constituida para México ECP como su matriz española Tecpetrol, la argentina constituida para México Hokchi, que ha resultado una de las empresas más activas adquiriendo participación en bloques donde no concursó y comenzará el desarrollo de su campo en aguas someras a más tardar en el 2020, y la mexicana constituida para la reforma de Grupo Bal, Petrobal, liderada por el exdirector de Pemex Exploración y Producción, Carlos Morales Gil.

De Estados Unidos y Canadá, participan California Resources Corporation, Gran Tierra, Southerngeo y Frontera Energy. Finalmente, están inscritos otra mexicana constituida para la reforma, Galem Energy, y el fondo de inversiones petroleras Vista Oil, que ya adquirió participación en los proyectos de una de las empresas con más adjudicaciones del país, la regiomontana Jaguar Exploración y Producción.

Inversiones de 870 millones de dólares

Cabe recordar que la licitación se compone de contratos para exploración y extracción petrolera en agrupaciones de asignaciones o clústeres de campos terrestres del sureste del país, donde se esperan inversiones cercanas a 870 millones de dólares.

En conjunto, los siete clústers agrupan 26 campos que fueron asignados a Pemex en la Ronda Cero. Posteriormente la estatal solicitó la migración a contratos y luego decidió que había que agruparlos y buscar socios para mejorar sus capacidades de ejecución e inversión y reducir riesgos, para incrementar en 75% la extracción actual en estas áreas y llegar en el 2022 a un pico productivo de 58,000 barriles diarios de crudo.

Pemex tendrá 45% en cada contrato y en la licitación podrán participar empresas en lo individual o en consorcio, por lo que los privados fungirán como operadores, ya sea con 55% de la participación en caso de que sea una empresa en los individual, o con al menos 30% de participación si es un operador que participa agrupado con otros socios.

Los siete clústeres o agrupaciones de campos suman una superficie de 4,580 kilómetros cuadrados en los bloques denominados: Artesa, Bedel Gasífero, Juspí Teotleco, Giraldas-Sunapa, Cinco Presidentes, Bacal-Nelash y Lacamango, ubicados en Veracruz, en el caso de Bedel Gasífero y Lacamango, mientras que los cinco restantes están en Tabasco y el bloque Giraldas-Sunuapa abarca una parte pequeña de Chiapas. En particular, tienen superficies que van desde 16 hasta 1,726 kilómetros cuadrados.

Despedida de Gaspar Franco

En la decimocuarta sesión extraordinaria del órgano de gobierno de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, el comisionado Gaspar Franco dijo adiós formalizando su salida del regulador luego de que presentó su renuncia a inicios de esta semana, y aseguró que se dedicará a la academia como docente en la Facultad de Ingeniería de la UNAM y continuará sus estudios de posgrado para obtener el título de doctor hasta que encuentre otro proyecto al cual integrarse.

[email protected]