La cuarta convocatoria de la Ronda Uno mexicana atraerá inversiones no sólo de las grandes empresas que pretenden operar los 10 contratos de licencia para exploración y extracción de hidrocarburos en aguas profundas mexicanas, sino a un grupo importante de firmas medianas y pequeñas de Estados Unidos, principalmente, que encuentran mayor atractivo en este tipo de campos que en los que ofrece el vecino del norte, explicó en entrevista John England, vicepresidente y líder de la industria de Petróleo y Gas para Estados Unidos y América de Deloitte.

Según el especialista de la consultoría, los precios del crudo llegarán a una estabilización de 45 dólares, en los próximos meses, para cerrar el año en 50 dólares y mantenerse a un máximo de 60 dólares en el 2017 y los años siguientes. En tanto, el desarrollo de los campos mexicanos en aguas profundas comenzará por lo menos cuatro años después de la adjudicación que se llevará a cabo en diciembre, lo que permite planear a futuro a las empresas, que además invierten en función del potencial petrolero y han estabilizado sus proyecciones tras 14 meses de precios bajos.

Pero no sólo las 26 empresas que han solicitado su precalificación al proceso entre las que se encuentran Shell, Chevron, Exxon, BP, Petrobas y Statoil, entre otras majors- tienen interés en participar en el mercado mexicano, sino que en Estados Unidos existe una industria bastante madura de proveedoras pequeñas y medianas, que desde este momento están ofreciendo sus servicios a las potenciales operadoras; firmas que además buscarán asociaciones con empresas locales para aportar la tecnología y recibir el expertise que las tradicionales empresas que han servido a Petróleos Mexicanos (Pemex) pueden brindarles.

Quien cuente con el capital está frente a una de las mejores oportunidades de inversión en la historia del continente , aseguró.

Más oportunidades que EU

En su visita a México, England reveló que la industria del petróleo y gas en Estados Unidos ha perdido cerca de 1.5 billones (millones de millones) de dólares, de junio del 2014 a la fecha, lo que equivale a 40% del valor de mercado de la misma. En ese país, 35 empresas se declararon en bancarrota para lograr la liquidación y la reestructuración total de su deuda.

De ahí el atractivo que encuentran estas firmas para participar en el mercado mexicano, donde los costos de traslado resultan menores que los que se realizarían en otras latitudes y existe suficiente conocimiento de la geología, explicó el analista global.

[email protected]