Petróleos Mexicanos (Pemex) inició a finales de septiembre pasado un plan de evaluación de al menos 15 equipos en las refinerías de Tula, Salamanca, Cadereyta y Minatitlán rumbo a la desincorporación de activos para próximas asociaciones que pretende elaborar con terceros en el 2017, lo que ha provocado paros en la producción de combustibles con el fin de salvaguardar la integridad de sus trabajadores, a riesgo de que exista desabasto en las gasolinerías, como se ha observado en los últimos días, aseguró la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas).

Por ejemplo, detalló Pablo González Córdova, presidente del organismo, el ducto central para el Bajío que parte de la refinería de Salamanca, Guanajuato, ha tenido suspensiones de hasta dos días de gasolina Magna (de 87 octanos), mientras que la Premium (de 92 octanos) ha dejado de fabricarse en este centro procesador y ha tenido retratos en el abasto de hasta 10 días por ducto.

Bajo estas condiciones, la estatal pasará del actual 50 a 70% del abasto nacional mediante importaciones de gasolinas en el corto plazo, consideró, para que durante el 2017 se lleven a cabo los ajustes e inversiones necesarios con apoyo de terceros en el sistema nacional de refinación y la producción de gasolinas, que incluso cayó 11% en un año, vuelva a elevarse.

Con ello, el producto que se surte por lo menos desde las terminales marítimas del Pacífico debe llegar mediante pipas con capacidades de hasta 60,000 litros a las estaciones de servicio, lo que retrasa los repartos, ya que el poliducto cuenta con una capacidad de 3 millones de litros, que son 50 pipas por lo menos, que se distribuyen en un solo embarque.

El fin de semana pasado hubo desabasto de gasolina Premium, principalmente, en la zona metropolitana del país, ante lo cual Pemex aseguró que, para regularizar el suministros, que se vio afectado por problemas asociados a las condiciones climáticas en el puerto de Tuxpan, se han realizado viajes nocturnos para el reparto mediante pipas desde hace una semana, por lo que era cuestión de horas para que la situación volviera a la normalidad.

Sin embargo, las terminales de almacenamiento en por lo menos la mitad del país cuentan con combustible almacenado apenas para dos días, aproximadamente, por lo que antes de Navidad la situación volverá a complicarse en entidades como Oaxaca, Estado de México, Coahuila, Yucatán, Nuevo León, Chiapas, Puebla, Tlaxcala, Nayarit y Jalisco, que son las que han reportado retrasos a la Amegas.

Gasolina magna

En la edición del lunes, El Economista publicó que la producción de gasolina Magna de Pemex en el promedio registrado entre enero y octubre del 2016 ascendió a 163,141 barriles diarios, pero este volumen cuantificaba únicamente la gasolina que la estatal cataloga como Magna Sin, ya que en realidad la producción de Magna en todas sus variedades ha promediado 324,772 barriles por día, elaboración que de un año a otro se redujo en 10.6%, casi 1 punto porcentual menos que lo reportado anteriormente.

kgarcia@eleconomista.com.mx