Tijuana, BC. El cierre parcial de la carretera Escénica Tijuana-Ensenada ya causa estragos en la industria del puerto, principalmente por costos y tiempos, los cuales ya ocasionan una pérdida de 15% en la competitividad de las empresas.

Así lo dio a conocer Mario Zepeda Jacobo, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) en Ensenada, donde se establecen alrededor de 93 empresas dedicadas a los sectores electrónico, textil, automotriz y médico, principalmente.

Obviamente nos retrasa todos los tiempos. La carretera libre a Ensenada es un trazo de más de 50 años; es decir, como para carretas de mula, ya que va bordeando los cerros, cañadas, y eso hace lento el tránsito , expresa el dirigente. Si vas como turista es bonita (la carretera libre) por los paisajes, pero cuando se trata de negocio no es viable, asegura.

Los camiones de carga tienen la consigna de transitar hacia Tecate en lugar de tomar la desviación a Tijuana por el poblado de La Misión, ya que éste se dejó como prioridad para el turismo, por lo que al tener que transitar hacia Tecate, los tiempos para las empresas se incrementan en una hora, aproximadamente.

En la industria se tiene una pérdida de 15% en su competitividad, por el transito e incremento de costos , refiere Zepeda Jacobo.

Las mercancías que se transportan son partes de avión, automotrices, productos médicos, electrónico, textiles; no es industria pesada, pero sí hay suficiente movimiento .

Ello sin contar que en primavera comienza la temporada alta de la producción hortícola de San Quintín, al sur de Ensenada, la cual representa el traslado diario de 500 camiones.

Hasta ahora no tenemos una cifra de pérdidas porque hay muchos factores, pero ya se está pidiendo apoyo al Colef (Colegio de la Frontera Norte) sobre los costos , explica.

EN BREVE, TEMPORADA ALTA

El dirigente de la Canacintra agrega que la industria de Ensenada mueve alrededor de 200 camiones hoy en día, pero que, una vez que inicie la temporada alta de producción, esta cifra será de unos 600 tráileres, por lo que se ve complicada la situación del tránsito.

En el caso del puerto, se estima que a diario hay un flujo de 250 camiones de carga. El total de camiones que salen de Ensenada se dirigen, prácticamente en su totalidad, hacia la garita de exportación de Otay, en Tijuana.

De ahí la urgencia de que las rutas alternas estén en buenas condiciones , comenta Mario Zepeda.

Queremos una solución bien hecha, permanente (de la vía); no que se rellene la misma zona. Por lo pronto este año, turísticamente, industrialmente, comercialmente, Ensenada va a sufrir un descalabro , augura.

DIFUNDEN INFORMACIÓN

En tanto, el secretario de Turismo en Baja California, Óscar Escobedo Carignan, afirma que la dependencia se ha coordinado con los tres niveles de gobierno para la entrega de volantes informativos a los visitantes.

Aunque no prevé grandes afectaciones en materia de turismo, sí enfatiza que existen algunos desarrollos importantes en este trayecto de la carretera que quedó cerrada al público a la altura del poblado La Misión. Se trata de sitios de descanso como Baja Seasons, Baja Mar y La Salina.

La dependencia realizará una pequeña gira por el Sur de California junto con sector privado, para informar que Ensenada no está cerrada y que el turismo puede visitar el puerto y la Ruta del Vino sin problemas.

scervantes@eleconomista.com.mx