Puebla, Pue.- El alto nivel de litigiosidad que padece el sector mexicano de las telecomunicaciones tiene como principal causa la falta de claridad en las facultades que posee cada una de las instituciones que participan en la regulación.

El analista de políticas de información de la división para ciencia, tecnología e industria de la OCDE, Agustín Diaz-Pinés enfatizó que "uno de los problemas en México es que si el regulador toma una decisión pasa mucho tiempo antes de aplicarla porque está sujeto a la judicialización".

Al participar en la conferencia 'Competencia en telecom: Una visión global' en el marco de Expo Canitec 2011, expuso que la ausencia de un marco institucional estable permite a las empresas que operan en el sector aprovechar ciertos 'huecos' para detener la aplicación de las decisiones regulatorias de las autoridades.

"En otros países también hay inconformidades ante las decisiones de la autoridad pero el marco jurídico e institucional está más claro y las decisiones son homogéneas, con un marco regulatorio bien diseñado se tiene la posibilidad de evitar que en tribunales las decisiones sean debilitadas".

Por su parte, el investigar del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), Ernesto Flores-Roux coincidió en que la falta de reglas claras provoca una incertidumbre que bloquea elementos clave para el desarrollo del sector como la competencia y la aplicación efectiva de los mandatos de la autoridad.

Dijo que México presenta niveles de penetración de los servicios de telecomunicaciones muy por debajo de los que registran países latinoamericanos con características económicas similares, lo cual es un reflejo del círculo vicioso en el que está inmerso desde hace varios años.

apr