Tepic.- En tan sólo dos años, el contrabando de cajetillas de cigarros incrementó un 15% derivado de la alta carga impositiva que el gobierno panista aplicó para reducir el consumo del tabaco, lo que llevó a ingresar 400 millones de paquetes piratas, con una pérdida de 12,000 millones de pesos para el erario federal.

Así lo afirmó Carlos Humberto Suárez, director de asuntos corporativos de British American Tobacco (BAT) -productora de Camel, Montana, Raleigh-, quien adelantó que en el marco de las discusiones de la reforma hacendaria se pugnará por regresar al esquema fiscal anterior del año 2010, cuando tenían un gravamen adicional al IEPS de 20 centavos de pesos aplicado gradualmente cada año y no el actual de 7 pesos directos a la cajetilla que los deja en un estado de competencia desleal frente al contrabando.

Luego de visitar los Centros para Evitar el Trabajo Infantil en los plantíos de tabaco, el directivo precisó que la carga fiscal no permite vender a la industria por debajo de los 20 pesos una cajetilla de cigarros, ya que de ese monto 14 pesos corresponde a diversas modalidades de impuestos que pagan.

En cambio, una cajetilla ilegal puede llegar a costar 10 pesos contra 20 que cuesta el formato legal más económico.

El producto de contrabando proviene de Paraguay, India, Vietnam, China, Estados Unidos y Canadá con un monto por 400 millones de cajetillas, de los cuales sólo se decomisa 600,000 paquetes.

En el 2011 –antes de la aplicación de nuevos impuestos a la industria del cigarro-, el contrabando de cajetillas de tabaco representaba el 2% del mercado nacional, ahora, con un Impuesto Especial a Productos y Servicios (IEPS) de 160% ad valorem, más 7 pesos directos aplicados al paquete, el mercado ilegal representa el 17%.

Hemos encontrado mucha información de producto, pedazos de plástico, de heces fecales, porque todo este producto se hace en la clandestinidad , dijo el director de BAT.

El argumento que se sustentó durante el 2011 para una mayor carga impositiva al cigarro fue que el Estado podría captar impuestos del orden de los 42,000 millones para dicho ejercicio fiscal, sin embargo, la proliferación de cigarro ilícito desató esa medida, y sólo se recaudó 30,000 millones, explicó Suárez.

México cuenta con 9,200 hectáreas destinadas al cultivo de tabaco, de las cuales 7,700 se concentran en esta entidad, en donde BAT cuenta con el 39% de la producción para satisfacer la demanda doméstica.

Así, la industria produce 30,000 millones de cigarrillos, de ellas el 50% lo exporta principalmente a Canadá y Estados Unidos.

nlb