Los planes del proveedor de servicios para campos petroleros, Halliburton, para adquirir a su rival más pequeño Baker Hughes enfrentan nuevos retrasos, luego de que reguladores antimonopolio de la UE suspendieran por segunda vez una investigación sobre el acuerdo de 35,000 millones de dólares.

La Comisión Europea expuso que las compañías todavía deben entregar información relevante para concretar el acuerdo.

Una vez que la información que falta sea entregada por las partes, el reloj volverá a correr y el plazo para que la comisión tome una decisión será ajustado como corresponde , dijo el portavoz de la comisión, Ricardo Cardoso, en un correo electrónico.

Para hacer frente a las preocupaciones sobre la competencia, Halliburton propuso en enero una nueva serie de desinversiones a los reguladores, con planes de vender activos de Halliburton y Baker Hughes, que en el 2013 alcanzaron ingresos combinados de 5,200 millones de dólares.

No obstante, Halliburton todavía debe hacer una oferta formal de venta de activos a la Comisión Europea.

Una vez que la oferta formal sea presentada, la comisión iniciará el proceso debido sobre el paquete, escribió Robert MacKenzie, analista de Iberia Capital Partners, en una nota a clientes el lunes.