México tiene el reto de reducir el déficit que enfrenta la industria petroquímica, para lo cual es necesario aprovechar todo el potencial con que cuenta y permitir la inversión de capital privado.

Así lo expuso el director general de la Asociación Nacional de la Industria Química (ANIQ), Miguel Benedetto Alexanderson, al explicar que al final del día, lo que necesitamos es inversión, de donde venga, y no limitarnos a un esquema en el que sólo Pemex trabaje .

En entrevista con Notimex, dijo que pese al incremento de 150.7% en las inversiones destinadas a la industria química, México cerrará el sexenio con una participación de la industria en el Producto Interno Bruto (PIB) muy por debajo del promedio nacional.

El directivo de la ANIQ consideró que una de las razones fundamentales de esta situación es que no hemos podido crecer al ritmo que quisiéramos, puesto que las materias primas petroquímicas no están ofreciéndose en las cantidades que la industria requiere .

Debido a ello, en los últimos años el país se ha visto en la necesidad de importar dichas materias, e incluso el producto final en cantidades considerables.

Esto, señaló, debido a la falta de capacidad para tener los productos suficientes, como a la creciente industria que en los últimos cinco años reportó un incremento de 74% en el consumo de productos químicos.

Sumado a ello se encuentra el aspecto de las materias primas, cuya producción se mantiene igual y por lo tanto la única manera de abastecer el mercado es importando más producto.

También está el hecho de que la petroquímica básica se mantiene en manos de Petróleos Mexicanos (Pemex), cuando actualmente es necesario transformar dicha materia prima en un sinnúmero de productos que ya están considerados como secundarios y que pueden ser producidos por la iniciativa privada.

Refirió que al primer semestre del año el déficit de la industria petroquímica es de ocho mil 657 millones de dólares derivado de una mayor importación de materia prima y una menor venta al exterior de productos terminados.

En ese sentido, explicó que en junio las importaciones ascendieron a un valor de 14 mil 923 millones de dólares, en tanto que las exportaciones sólo fueron de seis mil 266 millones de dólares.

La idea, dijo, no es sustituir o cubrir todo el déficit al ciento por ciento, toda vez que siempre habrá productos que serán más rentables producirlos en algún otro lugar, pero obviamente reducir esto de una manera significativa es una prioridad.

A respecto, advirtió que lo que hace falta también es que Pemex invierta más en la extracción de recursos y que participe en una reforma energética en la cual la iniciativa privada pueda realizar las inversiones que el país requiere en los complejos petroquímicos, para incrementar su producción.

Criticó que México, al igual que Corea del Norte, tenga un sector energético reservado, lo cual ya no es sustentable en el mediano plazo. En ese sentido, advirtió, o nos subimos al barco o simplemente estaremos destinados a ver como otros países se desarrollan .

El directivo de la ANIQ expuso que éste y otros temas serán abordados con mayor profundidad la próxima semana cuando se realice el XLIV Foro Nacional de la Industria Química, los días 25 y 26 de octubre.

Se estima que al encuentro asistan 450 directores generales y áreas afiliadas a la ANIQ, así como invitados de Estados Unidos, Canadá, así como de América Latina y de Europa.

LGL