La Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) rechazó rotundamente el decreto gubernamental que regulariza la importación de vehículos usados en la zona fronteriza, porque deteriora el mercado automotriz mexicano.

El organismo privado destacó que las ventas del sector automotriz se ubican en el nivel más bajo en 10 años y abundó que resulta incongruente, puesto que mientras el Programa de Renovación Vehicular durante 2009-2010 logró apoyar a comercializar 13,000 vehículos, el esquema de fronterización tiene como meta regularizar 40,000 vehículos.

La semana pasada, la Secretaría de Economía (SE) publicó en el Diario Oficial de la Federación un decreto que flexibiliza la importación de vehículos usados en la franja fronteriza norte, en donde México reduce de 50 a 25% el arancel que actualmente se aplica a autos usados procedentes de Estados Unidos y Canadá, con una antigüedad mayor a 10 años y que circulen en la franja y región fronteriza norte del país.

Lo anterior, bajo el argumento de contribuir al combate a la inseguridad en la zona conurbada de Ciudad Juárez, en donde existe un universo de 45,000 vehículos usados sin registro, que circulan en el área y son sujetos a obtener sus placas de circulación.

La AMDA declara que apoya los esfuerzos del gobierno federal y de la sociedad en su conjunto para restablecer la paz y el orden público, que permita el desarrollo armónico de las personas y las actividades económicas legales.

No obstante, no coincidimos en la visión por medio de la cual se pretende disminuir la inseguridad a través de facilitar la importación de vehículos usados, toda vez que la experiencia de los últimos 30 años demuestra que detrás de cada proceso de regularización de vehículos ilegales o flexibilización de requisitos para su importación, se genera mayor introducción de automotores irregulares , estableció el organismo privado que encabeza Luis Gómez.

A río revuelto

Los empresarios del sector distribuidor de autos dijeron que la violación sistemática del Estado de Derecho promueve la suficiente presión social para relajar la ley y obtener beneficios superiores respecto de quienes sí cumplen con el marco jurídico vigente.

A través de un comunicado, la AMDA exigió al gobierno federal, que encabeza Felipe Calderón, que después del 31 de julio, cuando concluya el Programa de Fronterización de Vehículos en Ciudad Juárez, en la entidad de Chihuahua, se aplique el Estado de Derecho y se retire de circulación a todos los vehículos ilegales, aplicando la ley a todos sin excepción.

[email protected]