Kia Motors informó este jueves que está elaborando un plan de contingencia para enfrentar las políticas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lo que refleja la creciente desconfianza de los exportadores asiáticos ante la perspectiva del proteccionismo estadounidense.

NOTICIA: Modelo made in México, el más vendido de Kia

Trump ha prometido revitalizar los empleos industriales de Estados Unidos obligando a los fabricantes de automóviles a dejar de producir vehículos en México, al amenazar con impuestos a las importaciones y prometer un mayor atractivo a las empresas que operen en su país.

Kia Motors, con sede en Corea del Sur, inició en 2016 la producción en una nueva planta en el estado de Nuevo León, mientras que su firma hermana Hyundai Motor comenzará a fabricar en la planta de Kia en México durante este año.

"Reconocemos que hay muchas preocupaciones sobre la incertidumbre derivada del nuevo Gobierno estadounidense", dijo Han Chun-soo, director financiero de Kia, durante una conferencia telefónica sobre las ganancias de la empresa.

NOTICIA: KIA lanza programa para choferes de Uber y Cabify

"Mientras monitorizamos de cerca sus orientaciones políticas, nos estamos preparando para responder mediante la creación de un plan de contingencia paso a paso basado en (distintos) escenarios", agregó.

Kia planea más que duplicar su producción en México este año a 250,000 vehículos y tiene como objetivo aumentar las ventas en Estados Unidos en un 8% a 699,000 automóviles. Hyundai y Kia juntas ocupan el quinto lugar en ventas globales.

Hyundai Motor señaló ayer miércoles que espera que las medidas de competencia y proteccionismo aumenten, luego de difundir su menor ganancia trimestral en casi cinco años.

NOTICIA: Kia va por el cuarto lugar de ventas en México

El grupo Hyundai Motor, que incluye a Kia, informó la semana pasada que planeaba elevar la inversión en Estados Unidos en un 50% hasta los 3,100 millones de dólares en cinco años y que podría construir una nueva planta en ese país.

erp