Tras la postergación hasta ahora indefinida del Plan de Infraestructura Energética, la Secretaría de Energía publicará a finales de marzo un plan sectorial en renovables con las metas de la política energética, aseguraron durante el México WindPower 2020, donde los representantes de la industria eólica pidieron nuevamente al gobierno reactivar las subastas de adquisición de energía de largo plazo o explicar qué mecanismos las sustituirán, en busca de certidumbre para los inversionistas.

En la inauguración, a la que no asistió el jefe de la oficina de la presidencia, Alfonso Romo —como se había anunciado—, Gonzalo Núñez González, director general de Planeación e Información Energéticas de la Secretaría de Energía, informó que a finales de este mes se dará a conocer el programa sectorial de energía, el cual consigna las metas de la política energética, con el objetivo de que toda la población tenga acceso a energía con precios justos.

En tanto, los directivos del Comité Latinoamericano del Consejo Global de Energía Eólica (GWEC, por sus sigla en inglés) y de la Organización Latinoamericana de Energía (Olade) explicaron que 80% de la capacidad renovable actual en América Latina y el Caribe ha sido impulsado por licitaciones públicas y subastas, y que los contratos de adquisición conocidos como PPA (power purschase agreement) desempeñan un papel cada vez más importante para reducir los precios y atraer inversores.

Ambos organismos desarrollaron el informe conjunto “Procesos competitivos para el financiamiento de proyectos de energías renovables: Situación en América Latina y el Caribe”, en el que, tras análisis de los marcos de financiamiento, las subastas y mecanismos de compra de energía en la región, se constató que 80% de la capacidad de energías renovables actual de América Latina y el Caribe ha sido impulsado por las licitaciones y subastas públicas.

“Se considera que las subastas permanentes, regulares y específicamente tecnológicas, así como los PPA a largo plazo y realizados en dólares son los más eficaces para garantizar la competitividad y la transparencia en los precios de las energías renovables y garantizar la sostenibilidad a largo plazo de la industria”, explicaron.

Además, la energía eólica constituye la mayor parte de capacidad de energía renovable en América Latina con más de 29 gigawatts instalados hasta diciembre del 2019. Ramón Fiestas, presidente del GWEC, afirmó que los más de 1,250 megawatts instalados en el 2019 sitúan a México como potencia de generación de energía eólica en América Latina, ya que representa 25% de la capacidad instalada en toda la región en el año pasado.

De ahí la importancia de que el país continúe como líder regional.

Alfonso Blanco Bonilla, secretario ejecutivo de la Olade, explicó que el ritmo de incorporación de energías renovables en la matriz de generación de energía eléctrica enfrenta un escenario con mayor demanda, por lo que es necesario intensificar su incorporación con mecanismos que generen certidumbre entre inversionistas, como las subastas de adquisición de largo plazo suspendidas el año pasado.

Leopoldo Rodríguez Olivé, presidente de la Asociación Mexicana de Energía Eólica, aseguró que el 2020 será un año determinante para continuar con el desarrollo del sector eólico en México y contribuir a la transición energética soberana.

kgarcia@eleconomista.com.mx