Después de la última reunión ordinaria del Comité de Mercancías de la Organización Mundial de Comercio (OMC), la Cancillería de Argentina ratificó en un comunicado que mantendrá las restricciones al libre comercio que ha venido estableciendo y que han generado la quejas de diversos países, entre ellos México.

Además, el gobierno argentino destacó en el mismo comunicado que los miembros del Mercado Común del Sur (Mercosur), Brasil, Uruguay y Paraguay, no apoyaron las críticas que se presentaron contra Argentina en la reunión que tuvieron los miembros de la OMC.

Lo anterior ha avivado los temores de que aparezcan más medidas proteccionistas en el Mercosur, dadas las restricciones al libre comercio que han venido estableciendo las dos economías más grandes de aquel bloque aduanero, y el apoyo de sus socios comerciales, Uruguay y Paraguay, que también se caracterizan por fuertes medidas proteccionistas.

Para México, la tensión por las medidas proteccionistas tomadas por Brasil y Argentina se ha centrado hasta el momento en la industria automotriz. No obstante, hay productos como: el ácido tereftálico, la plata, los medicamentos terapéuticos, plomo refinado, celulares y sus partes, champús, aluminio y cinc, entre otros, que registran también un superávit comercial en favor de México y podrían estar en riesgo.

En cuanto a la relación comercial con Uruguay y Paraguay, los exportadores mexicanos tendrán que esperar que esos países no decidan tomar medidas restrictivas en apoyo a sus socios del Mercosur. En el 2011, a pesar de que Uruguay registró un superávit comercial de 6.3 millones de dólares con México, los uruguayos tuvieron un déficit de 69.6 millones con la industria automotriz mexicana. Por su parte, aunque prácticamente no compra vehículos mexicanos, Paraguay cerró el año con un déficit comercial con México de 9.5 millones de dólares.

Si bien las exportaciones mexicanas al Mercosur sólo representan 2.2% del total nacional, las medidas tomadas por brasileños y argentinos han generado la molestia del sector público y el privado de México, en particular de los industriales del sector automotor, ya que por varios años el acuerdo fue en favor de los países sudamericanos y ahora que favorece a los fabricantes mexicanos esos países han decidido tomar medidas restrictivas.

CERRADAS Y BUROCRÁTICAS

Aunque no es de sorprender el proteccionismo del Mercosur, datos del Banco Mundial publicados en el estudio Doing Business 2012 revelan que Argentina ocupa la posición 102 y Brasil el lugar 121 entre las economías con mayores restricciones para hacer negocios, superados por Uruguay que ocupa la 125 y Paraguay con la 154.

En contraste, otros países de Sudamérica como Perú, Chile y Colombia tienen las posiciones 56, 62 y 87 entre los países con mayores facilidades a la actividad comercial, mientras que México tiene el lugar 53.

Para Ha-Joon Chang, reconocido especialista sobre temas de proteccionismo y libre comercio, la mejor política comercial es la del libre comercio, sin aranceles u otro tipo de restricciones gubernamentales, ya que el libre comercio ofrece la oportunidad de lograr mayores niveles de producción, de aumentar la productividad y la eficiencia, así como mejorar el nivel de vida y las posibilidades de consumo.

Para el experto, la intervención estatal en la fabricación o el comercio distorsiona las señales de precios en lo que respecta a la rentabilidad que puede generar la especialización en ciertos productos, teniendo en cuenta los recursos existentes.

Esa distorsión puede hacer que un país se especialice en la fabricación de un producto, automóviles por ejemplo, para el que no tenga una ventaja comparativa, y el resultado será que sus empresas pagarán costos más altos, su producción total será menor y sus consumidores pagarán un precio más alto de lo necesario , añade Ha-Joon.

VÍNCULOS COMERCIALES

Gracias a una mayor competitividad y grado de sofisticación en la manufactura de vehículos automotrices, México selló en el 2011 un auge en la exportación de dichos productos a Brasil y Argentina. No obstante, Nuestro país también registra superávit con dichos países en otros productos como ácido tereftálico, plata, componentes para celulares y medicamentos terapéuticos.

Da clic para ver la infografía

edmundo.sanchez@eleconomista.mx