La Secretaría de Economía extenderá la vigencia hasta el 31 de diciembre del 2016 de un decreto que permite la importación definitiva de autos usados, esencialmente provenientes de Estados Unidos.

De enero a septiembre del presente año, México importó 127,161 automóviles usados, lo que representó 13.5% de la cantidad de vehículos nuevos vendidos en el mercado interno, un desplome si se considera que esta relación fue de 149.8% en el 2006 y en los últimos cinco años previos la media fue de 56.5 por ciento.

Hoy día, el Decreto por el que se regula la importación definitiva de vehículos usados está vigente hasta el 31 de diciembre del 2015, y la permanencia del mismo, sin modificaciones, ha permitido la reducción de la compra externa de estas unidades e incentivado la adquisición de autos nuevos.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación ha reconocido en jurisprudencia definida y obligatoria la constitucionalidad de este decreto, indicando que el mismo es acorde con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y, consecuentemente, no es violatorio del Artículo 133 de la Constitución, ya que no establece mayores requisitos que los previstos en dicho tratado.

Por el contrario, prevé supuestos de excepción o alternativas a la exhibición del certificado de origen, como opción para el caso de no contar con tal documento. Las secretarías de Economía y de Hacienda y Crédito Público aprobaron la permanencia de los términos del decreto, en virtud de que las condiciones que motivaron su emisión aún se encuentran presentes.

El decreto fue creado en julio del 2011 y la Secretaría de Economía prepara así la cuarta prórroga del mismo, lo cual ha impedido que importadores recurran a amparos para importar los autos usados en grandes cantidades.

[email protected]